La ida de la gran final de la Copa Sudamericana se saldó con empate a uno entre el Junior de Barranquilla, Colombia y el Atlético Paranaense de Brasil y todo se definirá en Curitiba.

El estadio Metropolitano de Barranquilla se vistió de gala con un lleno pletórico para recibir a su Junior que a pesar de contar con reiteradas ocasiones de cara al arco brasileño se fue al descanso en cero.

Fiesta y color en las gradas atizaron la primera disputa por el cetro continental. El ‘Tiburón’ barranquillero, dispuesto a vencer y sacar ventaja en su casa, fue el que propuso, pero se vio impotente ante el buen tándem del rubro-negro.

En el complemento, las cosas cambiaron, el ‘Furacão’ bajó la guardia y comenzó a desplegar sus líneas, con el argentino ‘Lucho’ González como eje y el veloz Nikao con las zancadas, justamente de los pies de este ultimo se gesta el primer gol.

El extremo brasileño le ganó en el pique al lateral Germán Gutiérrez y filtró un pase a Pablo, quien en el mano a mano venció al portero Viera, con un derechazo al minuto 5 y consiguió su cuarta anotación en el torneo.

Junior, con la sangre en los ojos, salió furibundo en busca del empate, que lo logró tan solo dos minutos después, luego de un débil despeje, Yony González con un tijeretazo de zurda enviara el balón al fondo de la red y el júbilo en el estadio Metropolitano estallara.

Destacar que el cuadro local desaprovechó un penal a los 25 minutos, cuando el central Rafael Pérez estrelló la pelota en el arco defendido por Santos.

Con esta paridad queda todo para su definición en una semana más, el 12 de diciembre en la sureña Curitiba y su moderno Arena Baixada.

Comentarios

comentarios