Solamente le bastó la segunda etapa, a la Juventus para adjudicarse su cuarta Copa de Italia, de manera consecutiva, y su décimo tercera en su historial, luego de vencer por 4 a 0, a un Milan, que sólo soportó los primeros 45 minutos, en esta definición, disputada en un repleto Olímpico de Roma.

Con una Roma que llovió todo el día, comenzaba esta final, que antes del encuentro, mostró el trofeo a todo el estadio, el notable mediocampista italiano, ya retirado, y que vistió ambas camisetas, Andrea Pirlo.

Con el Olímpico dividido en dos mitades, cada una con las hinchadas respectivas, se iniciaba una primera fracción, de alternativas parejas, y sin demasiadas situaciones de peligro, en las porterías de Buffon y Donnarumma.

Sólo contamos la del minuto 8, cuando este 9 formado en las divisiones inferiores del club, y rescatado de la división “primavera”, de Milan, Crutone, tras una doble pared con Calhanoglu, saca un remate demasiado centralizado, haciendo lucir a Buffon.

Luego de eso, La Juve, controló las acciones, pero sin inquietar mucho, al que creemos, será reemplazante por 20 años de Gigi Buffon, en la Nazzionale, Gianliugi Donnarumma, (va a cumplir sólo 20 años), con acciones constantes de Cuadrado, Dybala, y Douglas Costa, especialmente, sin poder encontrar con claridad al croata Mandzukic, que las ofició de 9, tras la suplencia de “pipita” Higuaín, que ingresó en los últimos minutos de la brega.

Más que el segundo tiempo, para ser exactos, al cuadro que dirige Massimiliano Allegri, le alcanzaron apenas 20 minutos, para gritar campeón por cuarta ocasión consecutiva.

Resultado de imagen para juventus
Benatia fue el goleador de la Vecchia Signora

En efecto, porque esos 20 primeros minutos de la etapa final, el ex cuadro de Marcelo Salas, pareció salir decidido a llevarse por delante, al ex cuadro de Matías Fernández, ya que antes de la apertura del marcador, Donnarumma, debió trabajar varias veces y muy bien, especialmente, ante requerimientos del cordobés Paulo Dybala.

Y eso que a los 56, ya se activaba la pizarra del Olímpico de Roma, cuando Benatia, le gana a todos por arriba, y conecta un impecable cabezazo, luego de un tiro de esquina ejecutado por el bosnio Pjanic.

A los 60, el brasileño Douglas Costa, dejaba rápidamente las cosas 2 a 0, cuando su remate de zurda, a la entrada del área, no pudo ser bien contenido por Donnarumma, en un error grosero del guardián, si tomamos en cuenta la envergadura del joven portero italiano.

3 minutos después, y luego de un nuevo tiro de esquina, Donnarumma, de nuevo comete un error poco digno para lo que es su nivel, y le deja servido el balón al francés nacionalizado marroquí, Benatia, que aprovechó el regalito, para anotar su segunda cifra personal en el encuentro, y un tres a cero, que definía la final, en apenas 18 minutos disputados en el segundo tiempo.

Un 3 a 0, que indudablemente resultaba demasiado castigo para los dirigidos por Gennaro Gattuso, sobre todo después de jugada la primera fracción, donde nada hacía presagiar un movimiento del marcador de esta naturaleza.

Milan, ante ese fatídico primer cuarto de hora de la etapa final, intentó más que nada con amor propio, acortar diferencias, pero tampoco la fortuna les sonrió, cuando tras la magistral maniobra de Kalinic, el rechazo de Matuidi, se estrella en el vertical derecho de Buffon, cuando éste, no tenía nada que hacer.

Resultado de imagen para juventus Copa Italia
Juventus apabulló al Milán en la final de Copa italia

Para ratificar, que esta sería una jornada poco feliz, para el cuadro que marcara una época en los 90, con los holandeses, Rijkaard, Van Basten y Gullit, ganando todo en esa década, el propio Kalinic, peina otro tiro de esquina, ejecutado por Pjanic, en contra de su propio arco, para establecer el 0 a 4 definitivo, con que Juventus, se consagra una vez más, como el campeón de la Copa de su País.

A seguir llenando vitrinas

Una nueva coronación para el equipo con más adeptos en el fútbol de la península, que puede venir aparejado, del que conseguirán en la Serie A, este Domingo, cuando en este mismo escenario, (el Olímpico de Roma) enfrente a la Roma, si es que salen ileso de ese encuentro, festejará por séptima ocasión consecutiva, el título de la Liga de su país.

Para el final, queremos destacar el emotivo gesto, que tuvo Gianluigi Buffon, con su colega Gianluigi Donnarumma, en el conzuelo interminable, una vez terminada la contienda, y a la espera de la premiación, de la leyenda, sobre el que recién comienza, y de seguro, traspasándole el mando, de la pesada portería de la Selección de Italia, de la que estamos convencidos, convivirá por mucho tiempo, el joven arquero del cuadro de Milan.

 

Comentarios

comentarios