Tras los acuerdos adoptados por la mayoría de los presidentes de clubes de suspender las competencias, lejos de aquietar las aguas incendió aún más el ambiente futbolero.

Está claro que la decisión del SIFUP de no jugar aduciendo que no estaban del todo aseguradas las garantías para desarrollar los partidos puso en jaque a los clubes. El tema es que se señala que Colo Colo y la U, dos de los clubes más favorecidos con estos acuerdos, respaldaron está decisión por conveniencia. Colo Colo pasa a jugar torneos internacionales y la U se salva del descenso.

Muchos de los clubes que no pudieron ascender, tanto de primera división como de primera B, amenazan con presentar sendos Recursos de Protección ante la Corte de Apelaciones y, eventualmente, recurrir al TAS que es el organismo encargado de dirimir conflictos deportivos.

También los ánimos están caldeados en Valparaíso y no se resignan a perder la opción de haber ascendido y de haber reconocido a Wanderers el título de campeón de la categoría como sí se hizo con Universidad Católica.

Como corolario, diputados amenazan con investigación y consideran citar a la ministra de deportes Cecilia Pérez y al presidente de la ANFP Sebastián Moreno.

Finalmente Juan Tagle presidente de la UC acusó a Esteban Paredes de presionar a dirigentes de Colo Colo para no jugar. «Nunca mostró disposición ni voluntad de hacerlo » sentenció.

Días difíciles se avecinan para el fútbol y cualquier cosa puede pasar.