– Pablo, ¿le ganamos a los argentinos el sábado?.

El Fullback del Prince of Wales Country Club, y seleccionado chileno se ríe inmediatamente, y mira hacia un punto fijo perdido, como viendo un recuerdo inexistente, anhelado de toda la vida, pero tan borroso como improbable, aprieta su mano derecha y responde; ¿te imaginas le ganamos?.

Y es que en el deporte es difícil que un competidor salga a la disputa pensando en perder, y es casi imposible que un rugbier de tomo y lomo te responda que sencillamente no se puede, mucho menos si es un cóndor, un rugbista amateur que tiene que inventarse horas en el día para cumplir, y cumple. Que tiene que rebuscárselas para ir al trabajo de 9 a 18 horas, incrustando un plan de pesas a la fuerza en ese tiempo, en un gimnasio que al igual que sus suplementos, él mismo tiene que pagar, para luego cruzar Santiago y llegar justo a tiempo al entrenamiento que se había suspendido pero que al final no, en una cancha cuya mitad está con el pasto sin cortar, y la otra no se puede ocupar por completo, pero que pese a todo sigue cumpliendo, y al día siguiente también lo hará, con su trabajo, con las pesas, con la nutrición, con su club, con su polola, con sus amigos. Porque si hay algo que ha sido tan o más constante que la derrota ante los argentinos, ha sido el espíritu de esfuerzo y constancia de los que visten la camiseta roja de los cóndores.

– Mi corazón siempre te va a decir que si, que les ganamos, pero la verdad es que es casi imposible. No se, creo que según como va todo, es muy difícil.

– ¿Cómo va todo con qué?, ¿con los entrenamientos, la preparación?

– Con todo, con todo en general – comenta con una mezcla de tristeza y rabia – Es cosa de ver cómo van las cosas con ellos, con Uruguay, con Brasil…

Después de jugar la Americas Rugby Championship, después de ver sus realidades, su organización, sus estructuras internas, me doy cuenta de que estamos atrás. Que pese a todos los avances que se han conseguido, a la mejora en el calendario de partidos, seguimos aquí, estancados, luchando partido tras partido por hacer lo mejor posible, por representar con todas nuestras fuerzas al país, pero estamos en desventaja.

– ¿Con Argentina? ¿Con..?

– Con Argentina obvio, y mucho, pero con el resto también – respondía casi adelantándose a todo el análisis – No se, por ponerte un caso, ellos ya están desde comienzo de semana en Chile, preparando lo que si piensas, es un partido sin tanta trascendencia, pero ellos en este momento están reunidos, concentrados, entrenando, preparando, mientras nosotros, estamos cada uno por su lado, tratando de arreglárnoslas con nuestra propia vida, para luego reservarle el último momento del día a un entrenamiento en el que en un grupo muy reducido de jugadores siempre existirán excusados, en el que constantemente pueda fallar algo, en el que ni siquiera tenemos gimnasio propio, en el que si bien nuestros entrenadores hacen una gran labor, no son entrenadores exclusivos, siguen siendo entrenadores a medio tiempo, porque también tienen sus compromisos laborales, y compromisos con sus clubes, tal como nosotros.

– ¿Mucha diferencia en las instalaciones, en los medios?

– Muchísima, vez los recintos deportivos de Brasil, la cobertura que le dan los medios, el gobierno, vez lo que pasa en Uruguay, su estadio propio para el seleccionado, sus instalaciones, vez que Brasil, Uruguay, hasta Paraguay hace alianza con Argentina, que está top 5 del mundo, participan en sus torneos, que reciben capacitaciones de ellos, y nosotros solo los miramos. Te enteras que sus federaciones hacen intercambios con entrenadores extranjeros de primer nivel, vez que participan en mundiales, que ya están preparando el mundial de Japón 2019, y luego te toca vivir esta realidad.

– ¿Cuánto entrenan, Pablo?.

– Yo entreno todos los días, incluso dos veces al día, pero como seleccionado entrenamos dos o tres veces a la semana.

– ¿De qué depende?

– Depende de lo que venga, depende de si estamos en campeonato o no, de si se confirma o no se confirma la gira.

– Pero de momento, ¿ya están planificando el mundial de Japón? ¿Cuál es el próximo desafío de los cóndores?

– Gran pregunta gran – ríe algo avergonzado – De Japón solo sabemos la fecha, y sabemos que nos jugamos el cupo el próximo año en el sudamericano. Lo más próximo es lo de este Sábado, después se supone que tenemos un par de partidos, pero nada confirmado.

– ¿ Qué crees que nos falta, Pablo?

– Como jugador veo que nos falta organización, apoyo, medios, pero dándole vueltas a la pregunta, casi como ingeniero, veo que nos falta profesionalismo en la planificación, que nos falta gestión, que nos falta marketing.

Tuve la oportunidad de asistir a una reunión en el marco de la Américas rugby championship, y pude ver cómo la dirigencia de Uruguay, nuestros grandes rivales, explicaba el avance que han tenido en el juego a partir de una buena organización; se habla de apoyo del gobierno en conjunto con el comité olímpico, en conjunto con la empresa privada, en conjunto con la World rugby, y no se, no creo que en Chile nos estemos manejando así.

La conversación se extendía al ritmo de uno de los dos café que Pablo suele tomar los días de doble jornada. De la diferencia con Estados Unidos, de lo difícil que se estaba haciendo con Brasil, del esfuerzo de sus compañeros, del compromiso de seguir pese a todo, de lo impresionante que sería ganarle a Argentina, del convencimiento que de pronto brotaba de que si se podía, hasta que una llamada le recordó que debía volver a su trabajo, y antes de despedirse, otra llamada para confirmar la asistencia al entrenamiento.

Pablo Casas