Los ojos de Francisca Mardones(43) -azules y penetrantes- rápidamente transmiten el espíritu luchador que existe detrás de ellos. Para la deportista paralímpica, el año deportivo fue perfecto. Récord americano, parapanamericano y mundial, y clasificada a Tokio 2020. Sin embargo, su vida durante este 2019 sufrió un revés súbito. En noviembre pasado, el día de su debut en el Mundial de Atletismo paralímpico en Dubai, un llamado desde Chile le comunicó que su padre había fallecido de manera repentina. Seis días después, Mardones se colgó la medalla de oro y marcó el récord a nivel planetario en la jabalina.

“Tuve esa sensación de una ayuda de él. Lanzo y la cuestión fue récord mundial, veo la marca, cuando me dicen que es récord me pongo a llorar, y no podía parar de llorar, me faltaba lanzar cuatro veces más y no podía parar de llorar”, contó la deportista una vez que subió al escenario por ser lo mejor del atletismo paralímpico 2019.

Si bien Mardones se adjudicó el Cóndor respectivo de su disciplina, el Círculo de Periodistas Deportivos la galardonó junto a Christiane Endler y Joaquín Niemann por ser lo mejor de los mejores de este año, y recientemente fue nombrada como el emblema de la excelencia deportiva de América del mes.

Desde pequeña soñó con representar a su país en unos Juegos Olímpicos. No obstante, con el pasar de los años decidió que su camino era el de la hotelería. Haciendo su práctica en las Islas Vírgenes, un accidente la obligó a usar la silla de ruedas por un daño irreparable en su médula espinal. Desde ahí comenzó a practicar tenis para luego entender que su pasión era el atletismo. Su calidad como deportista la ha llevado a participar de Juegos Olímpicos, Parapanamericanos y de Verano.

Hoy, con la mente puesta en Tokio 2020, pretende disfrutar de la experiencia olímpica. «Mi gran objetivo ahora es tener un año bien planificado, poder tener las mejores condiciones para seguir entrenando y si eso después significa tener algún buen resultado en Tokio, sería bienvenido para mí y para todo Chile también», detalla la deportista que en Asia vivirá sus terceros Juegos Olímpicos. Eso sí, los primeros por atletismo.