Han pasado dos días de la eliminación de Italia de la Copa del Mundo Rusia 2018. No es simple la situación que se vive en la península; desde Suecia 1958 (¡Suecia!¡que ironías de la vida!) que Italia no vivía este drama.

Han pasado generaciones hasta hoy que se acostumbraron ver a la “Scuadra Azzurra” siendo protagonista de los mundiales de fútbol con diversa suerte, pero estaban ahí, dentro de los selectos grupos de la máxima justa mundial del balompié.

Quizás no sea casualidad esta eliminación. Las lágrimas sinceras de Buffon son el fiel reflejo de una década en que la selección de la península de la bota ha venido a los tumbos. Hagamos un poco de memoria: tras el mundial de Alemania de 2006, donde la Azzurri se coronó campeona del mundo con merecimientos de sobra, la selección italiana vivió sendos bochornos en la fase de grupos de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, donde no logró superar ésta instancia inicial.

En el Mundial de 2010, Italia quedó integrada en el Grupo F. A pesar de haberles tocado el considerado grupo más sencillo del torneo, los italianos empataron 1-1 contra el siempre aguerrido Paraguay y repitieron idéntico resultado ante la débil Nueva Zelanda, mientras que en el último partido perdió 3-2 frente a Eslovaquia. Los 4 tantos de Daniele De Rossi, Vincenzo Iaquinta, Antonio Di Natale y Fabio Quagliarella fueron insuficientes y quedó eliminada del Mundial como última clasificada del grupo.

En el mundial africano Italia terminó en un 26º puesto, que certificaba su peor actuación en una Copa Mundial, al que acudía como vigente campeona. En la fase de grupos del Mundial carioca en 2014, Italia quedó encuadrada en el Grupo D junto con sus pares de Inglaterra, Uruguay y Costa Rica. Parecía que la escuadra centroamericana sería fácil presa de los tres antiguos campeones del mundo con los que compartían el grupo.

El 14 de junio de 2014, Italia consiguió derrotar a Inglaterra por 2-1 (goles de Marchisio y Balotelli) en un inicio espectacular, pero luego cayó frente a Costa Rica y Uruguay por el mismo marcador de 0-1, siendo eliminada por segunda vez consecutiva en la primera fase del Mundial pero los medios hablaban de un posible amaño de partido tras la mordida de Suárez al defensor italiano de la Juventus Georgio Chiellini y varios off sides durante el partido donde jugadores azzurros partían de posición correcta (otra vez los arbitrajes en tela de juicio). Como consecuencia de este fracaso el técnico Cesare Prandelli y el presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Giancarlo Abete, presentaron su renuncia.

gigante
El triste adiós del legendario Gianluigi Buffon con la selección italiana

Durante el verano de 2014 se barajaron nombres como Roberto Mancini o Massimiliano Allegri para sustituir al renunciado Prandelli, pero finalmente en agosto de 2014 se anunció la contratación de Antonio Conte como flamante técnico de la Squadra Azzurra.

En la Eurocopa Francia 2016, “La Azzurra” se reivindicó al dejar eliminada a España y así lograr su pase a cuartos de final donde enfrentó a la campeona del mundo Alemania. En un partido catalogado por muchos como una final adelantada, el equipo cayó en la tanda de penales después de empatar 1-1 tras el tiempo reglamentario.

La tanda de penales favoreció a los alemanes 6-5 después de que se cobraran 9 lanzamientos por cada equipo. Italia logró cuartos de final cuando muy pocos creían en la Scuadra Azzurra. Pero vendría el drama pre-mundialista.

Finalizada la Eurocopa gala se conoció que el entrenador Antonio Conte dejaba la selección para dirigir al Chelsea F.C inglés y días después de finalizar dicha competencia se anunció la contratación de Giampiero Ventura para encarar las clasificatorias europeas. ¿Crónica de un desastre anunciado quizás?

Durante éstas la Azurri fue parte del grupo G en donde se encontraban las selecciones de España, Israel, Albania, Macedonia y Liechtenstein. Finalmente logra quedar en el segundo lugar que le otorgó el derecho de disputar un repechaje; su rival en la repesca sería la selección de Suecia.

El resto de la historia ya la conocemos. El gigante europeo, el tetracampeón del mundo se ausenta de Rusia. No pudo con la pragmática Suecia en la capital de la moda. Su arquero-figura se queda sin su sexto mundial, sin record. Hoy Italia es una lágrima, sin sus figuras, sin técnico. Italia llora hoy.

Por: Julio A.Aparicio C – Licenciado en Educación

Comentarios

comentarios