El ucraniano Vasyl Lomachenko conquisto el super campeonato mundial ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de paso su tercer mundial en diferentes categorías, al derrotar, por nocaut técnico en el décimo asalto, al gran campeón venezolano, Jorge “El Niño de Oro” Linares, en lo que resulto una guerra, que lleno y supero todas las expectativas, este sábado en la noche, en el legendario Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York.

La pelea arranco con enorme calidad y velocidad, con poco estudio de ambos, quienes soltaron las manos sin reserva, pero a la media distancia.

Para el segundo, las ventajas de estatura y alcance del venezolano eran más obvias adentro del ring y el campeón supo aprovecharlas a su favor. Pero, Lomachenko lograba esquivar embestidas y contragolpeaba con espeluznante precisión.

A pesar que bajo su intensidad en la primera mitad del tercero y el campeón conecto duro y claro con opers, Lomachenko cerro el asalto con gran volumen de rápidos golpes.

Lomachenko se llevó el cuarto asalto con claridad, disparando ráfagas precisas y expeditas, que estaban incomodando al campeón venezolano, quien ya mostraba su rostro bien estropeado.

Linares disminuyo su caminar (en semicírculo) en el quinto asalto, hacia su izquierda y la derecha del zurdo, intercambiando, de frente, en el cetro del ring, lo que le costó. Simplemente el ucraniano lo vencía al golpe, con velocidad y puntería. Varios golpes de poder estremecieron al campeón mundial venezolano.

Un monstruoso recto de derecha dejo de rodillas a Lomachenko en el sexto, logrando Linares emparejar las acciones y obligando al ucraniano, una vez de pies, a terminar el asalto en modo avión.

Para el séptimo, el ucraniano regreso a la pelea, pero no lo suficiente, como antes, para llevarse el asalto cómodamente. El campeón siguió cobrando dividendos de esa perfecta derecha del asalto anterior.

Como un combo alborotado de avispas, Lomachenko volvió a trabajar la cara del campeón en el octavo. Linares lanzo menos golpes, pero aprovecho cada espacio para colocar su derecha, de frente.

El noveno fue muy parejo, pero el campeón lucio con delantera, al conectar más golpes limpios, ante un Lomachenko, quien se rehusaba a ceder terreno y que siempre se mantuvo en el intercambio franco.

La pelea llego a su final, en el segundo minuto del decimo asalto, cuando Lomachenko asesto un devastador gancho de izquierda al hígado, que daño, con efecto retardado, al campeón mundial venezolano, quien quedo de rodillas y a pesar de que, a duras penas, logro levantarse con valentía, el réferi decidió detener la acción.

Al decimo asalto, la jueza Julie Lederman la tenia 85-85, el juez Robin Taylor la tenia 86-84 (Linares) y el juez Steve Weisfeld la tenía 86-84 (Lomachenko).

Con esta victoria, Lomachenko avanza su récord en el boxeo profesional con 11-1 y 8 KOs y continua su reclamo como el mejor boxeador libra por libra de la actualidad. Linares quedo con marca de 44-4 y 27 KOs.

Comentarios

comentarios