Los playoffs de la NBA han empezado con tres enormes sorpresas. Los Sixers, los Raptors y Denver han perdido en casa en los primeros partidos de la postemporada ante Brooklyn Nets, Orlando Magic y San Antonio Spurs, tirando así a la basura la ventaja que les daba el factor cancha, que solo ha mantenido Golden State en su triunfo sobre los Clippers.

Sixers 102 Nets 111

Brooklyn dominó de principio a fin. El 54-62 de la primera parte no refleja con justicia ese gran dominio de un equipo visitante que llegó a tener 17 puntos de ventaja en el segundo cuarto tras un triple de Russell (27-44).

Un espléndido segundo cuarto de Jimmy Butler (18 puntos en el cuarto) culminado con un triple sobre la bocina dejó ese 54-62, con Sixers sobreviviendo gracias al alero y a un notable Boban Marjanovic, y saliendo vivo de la primera mitad pese a su 31,9% de acierto en el tiro y su 2 de 14 en el triple. El rebote estaba salvando a los locales.

Brooklyn jugó bien de principio a fin, funcionó como un equipo, defendió bien, circuló bien el balón y aguantó el tiró en el tercer cuarto para no desfallecer e incrementar su ventaja (82-93). El cuarto final fue una muestra de impotencia local. A 6 minutos de la conclusión los visitante ganaban por 16 puntos. La suerte estaba echada.

Victoria para Brooklyn por 102-111 desde el espíritu colectivo. Con Russell anotando 26 puntos, Caris LeVert haciendo 23 en 23 minutos, Spencer Dinwiddie añadiendo 18 y Ed Davis aportando 12 con 16 rebotes, susto incluido.

Jarrett Allen, acosado por los problemas de faltas, solo jugó 10 minutos, Joe Harris arrancó el partido con 3 triples, aunque luego se apagó, pero ante todo los Nets fueron aguantando todas las situaciones porque las afrontaron desde la visión grupal. Gran trabajo de Kenny Atkinson.

Los Sixers, además de los 36 puntos y 9 rebotes de Butler, tuvieron a un Joel Embiid irregular. Era duda el camerunés, empezó muy mal, errático desde la larga distancia, tuvo problemas físicos, se rehizo y terminó con muy buenos números: 22 puntos, 15 rebotes y 5 tapones en 24 minutos. Nefastos los partidos de Ben Simmons, Tobias Harris y J.J. Redick. Ahí estuvo la clave. Y en el triple, claro. Porque Sixers acabó con 3 de 25. Toca levantarse.

Raptors 101 Magic 104

Fue el mejor sueño de D.J. Augustin y la peor pesadilla de Kyle Lowry. El base de Orlando metió 25 puntos en la victoria de los suyos, incluidos los decisivos 5 puntos finales que dieron la victoria a los de Florida.

Kawhi Leonard había anotado 5 puntos consecutivos para el 101-99. Empató Augustin con un canastón, una penetración preciosa, erró un triple liberado desde el lateral Marc Gasol (el balón estuvo a punto de entrar) y Augustin remató a los canadienses con un triplazo para poner el 101-104 a 3,4 segundos del final.

Luego, el triple de Leonard no tocó ni el aro. Se heló el público del Scotiabank Arena y aún más el que estaba viendo el partido a través de una pantalla gigante fuera del pabellón. Toronto vuelve a las andadas en playoffs a pesar de sus refuerzos. Augustin acababa como el gran héroe con sus 25 puntos, mientras que su pareja de baile, el local Kyle Lowry, se quedaba en blanco: 0 puntos con 0 de 7 en el tiro.

A Lowry se le nubló la tarde desde que recibió un rodillazo en sus partes nobles en el primer tiempo. Luego, en el segundo, le propinó un golpetazo en la nariz a Michael Carter-Williams, pero ni siquiera ese desacato físico, que no fue sancionado, le sirvió de algo. Partido para olvidar el del base local.

No sirvieron ni los 25 puntos de Kawhi Leonard, ni los 24 con 9 rebotes de Pascal Siakam. Tampoco el gran partido defensivo de Marc Gasol, que acabó con 13 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias y dejó en 11 puntos a Nikola Vucevic tras un 3 de 14 en el tiro. Mientras, Serge Ibaka jugó 19 minutos para 5 puntos y 8 rebotes.

Toronto llegó a ir 16 puntos abajo (41-57) para anotar un parcial de 22-2 entre el segundo y el tercer cuarto. Parecía entonces que se comería el mundo, pero no lo hizo. El francés Fournier anotó 16 puntos en la victoria y su compañero Aaron Gordon firmó un doble doble muy justo en un gran triunfo de Orlando.

Denver 96  Spurs 101

San Antonio es un equipo que no te querés cruzar nunca en playoffs, ya que cuenta con una base de jugadores que están acostumbrados a jugar en la postemporada. Ni hablar de Gregg Popovich y su staff técnico, que nació para esta clase de compromisos. Es cierto que se han tenido que reconstruir tras la salida del Big 3, junto con Kawhi Leonard y Danny Green, pero lo han hecho con creces a lo largo de la temporada regular y lograron dar el salto de calidad en el inicio de la postemporada, superando 101-96 a los Nuggets en Denver.

Los Nuggets se quedaron con el segundo puesto de la Conferencia Oeste (récord 54-28), pero a pesar de este fabuloso presente deben vivir la situación inversa a sus rivales de primera ronda: es la primera vez que entran en la postemporada desde la temporada 2012/13 y muchos de los jugadores de su plantilla tenían muy poca o nula experiencia hasta esta noche. Recordemos que para los Spurs es el 22° viaje al hilo a los playoffs. Esa diferencia se notó claramente en los minutos finales de un partido sumamente cerrado: algunos jugadores de Denver, especialmente Murray, decidieron mal cometieron errores no forzados, mientras que San Antonio facturó cada vez que pudo. Así los texanos estamparon el 1-0 en la serie y se robaron la ventaja de localía.

El equipo de Popovich terminó el juego con cinco jugadores en doble dígito anotador, destacándose la tarea de Derrick White (16pts-5asis-3reb y 1 robo clave en la última posesión), LaMarcus Aldridge (15pts-8reb) y DeMar DeRozan (18pts-12reb-6asis). Por el lado de Denver, Nikola Jokic (10pts-12reb-11asis) se convirtió en el primer debutante en playoffs en lograr un triple doble desde LeBron James en el 2006. Pero el dueño de casa se quedó corto, especialmente por una noche muy porbre con el triple: 6/28 para un 21.4 por ciento de efectividad.

San Antonio llegó a sacar una diferencia máxima de 12 puntos en el segundo cuarto, pero luego la distancia fue recortada por Denver y fue de un dígito durante todo el complemente. En la segunda mitad el trámite del encuentro fue lenti y muy parejo, pero el denominador común fue que los Spurs estuvieron siempre por encima en el marcador. A falta de un puñado de segundos le dieron una chance al local, pero la dejaron pasar y ya no hubo vuelta atrás. Los Spurs no dan segundas oportunidades y no lo hicieron en este inicio de la postemporada: con los libres y buenas acciones defensivas sellaron el 101-96 final con el que no solo pisan fuerte, sino que llenan de dudas al rival.

Golden State 121  Ángeles Clippers 104

Los Warriors terminaron la fase regular con el mejor récord de la Conferencia Oeste, pero igualmente su recorrido estuvo repleto de vaivenes en cuanto a la química y al rendimiento del equipo. No obstante, el dicho popular indica que los playoffs son un escenario totalmente distinto y Golden State se ha encargado de demostrarlo en la noche de sábado ante los Clippers, especialmente a partir de un Stephen Curry que tuvo una noche mágica y se erigió como el máximo triplero de la postemporada, tras superar al mítico Ray Allen.

La franquicia angelina pudo mantenerse competitiva durante los primeros 20 minutos, pero luego de ese lapso llegó el aluvión de los Warriors, que rápidamente establecieron una diferencia de doble dígito y no la resignaron casi nunca en el resto del encuentro. El nombre propio de ese despegue fue Stephen Curry, quien cuando encendió motores ya no pudo ser alcanzado ni apagado por la defensa de Doc Rivers. El referente de Golden State mostró credenciales y totalizó 38 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias.

Steph clavó 8 de los 12 triples que ejecutó (66.7 por ciento de efectividad) y eso le permitió llegar al primer puesto en la lista de máximos tripleros históricos de los playoffs de la NBA: llegó a 386 y dejó atrás los 385 de Ray Allen, con 80 partidos menos; con 324, Manu Ginóbili se mantiene en el cuarto puesto. Draymond Green también aportó lo suyo para el local, con 17 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias. En la visita se destacaron Montrezl Harrel (26pts-5reb) y Lou Williams (25pts-9asis).

El gran ausente del equipo de Rivers fue Patrick Beverley, quien solo anotó 3 puntos y estuvo más metido en las escaramuzas que en la construcción del juego de los Clippers. De hecho, se fue expulsado a falta de poco menos de cinco minutos, tras un encontronazo con Kevin Durant; KD, que sumó 23 puntos, también se fue al vestuario de forma anticipada por esa pelea.

Comentarios

comentarios