El nadador Alberto Abarza, número uno en el ranking mundial de su especialidad, fue elegido para ser el abanderado de la delegación chilena que participará en los próximos Juegos Parapanamericanos de Lima 2019. El deportista manifestó su orgullo en la ceremonia celebrada en La Moneda, y Faro Deportivo tuvo la oportunidad de conversar en exclusiva con él para conocer un poco más de su exitosa y esforzada carrera.

Sobre el momento actual del deporte paralímpico en Chile, Abarza es positivo: «creo que cada año va creciendo el deporte paralímpico en el país, y nos hemos transformado en uno de los equipos más competitivos de la región. Sin embargo, creo que la natación no ha crecido tanto como se espera, pero los otros deportes sí lo han hecho ofreciendo cada vez mejores exponentes. Pienso que esto se debe a que el Comité Paralímpico ha hecho una buena búsqueda de talentos a lo largo de todo Chile, incentivando a muchos deportistas que puedan avanzar, involucrarse en el alto rendimiento y representar a Chile».

Respecto a su gran momento personal en la natación, el abanderado del Team ParaChile expresó que «estos logros que estoy consiguiendo, o reconocimientos que he recibido son gracias a la gente que me apoya para seguir, que está presente para que yo siga superándome y obtener logros, porque por otro lado también tengo otras prioridades como mi trabajo, por ejemplo. Así que estoy agradecido por aquello. Levantarse todos los días a las 5 de mañana no es fácil, para estar entrenando ya un cuarto para las 6 hasta las 8 y cuarto, luego a las 2 de la tarde de nuevo para hacer trabajo de gimnasio y así me siento seguro antes de una competencia. Cuando es necesario, entreno más de dos veces en el día».

Además, Alberto confiesa que el fin último no es una presea, pues señala que «la verdad la medalla no importa, y no es un cliché, ya que lo importante es el camino que recorriste para llegar a un logro, y hay que disfrutar cada detalle de ese proceso, porque eso es lo lindo. Incluso si el logro no llega, igualmente hay que quedarse contento con lo que uno brindó. En la natación, en particular, se da mucho esto de que lo importante no es ganar, y eso genera un gran ambiente y fair play en el entorno. Por ejemplo, en una competencia que tuve frente a un chino, el cual yo creía que me podía ganar, él justo había tenido problemas con su traje de baño y yo le pasé el mío. Entonces mi fin y el de muchos no es el logro, el primer lugar o la medalla final».

Alberto Abarza obtuvo este año el «Premio Nacional del Deporte» brindado por el Ministerio del Deporte, además del galardón al «mejor de los mejores» otorgado por el Círculo de Periodista Deportivos. Ahora, tras ser nombrado como abanderado del país en Lima 2019, Abarza completa tres reconocimientos que en muy pocas oportunidades se han dado en la historia deportiva del país.