Tras 10 fatídicos asaltos y ante más de un millar de espectadores que repletaron el gimnasio municipal de Alto Hospicio, el título súper ligero de Chile tiene nuevo monarca: Marcial Carrión (9-1-0).

El púgil iquiqueño se impuso por decisión unánime a Héctor «Maldá» Medina (4-6-1) en un cerrado combate que fue intenso desde el primer asalto.

El santiaguino tomó la iniciativa en una primera parte de la pelea, donde comenzó a hilvanar sus ataques penetrando y saliendo metódicamente a través de la guardia de Carrión.

Sin embargo, los golpes en las zonas blandas que propinaba el nortino fueron minando la resistencia del «Maldá», cuya intensidad fue sucumbiendo poco a poco con el devenir de los rounds.

A ello se agrega que nuevamente su mano derecha sufrió una lesión desde el primer asalto, la misma que lo tuvo alejado de los rings por cerca de 10 meses tras su disputa con Ramón Mascareña.

Al final, los jueces dieron un resultado más abultado que el que realmente fue: Mientras Camilo Zamora y Nicole Araya puntuaron un aceptable 97-93 en favor de Carrión, René Parraguez se escapó con un inexplicable 99-91.