Sin duda alguna Martin Vargas es una leyenda del boxeo nacional. Logró en su carrera 92 triunfos, 68 de ellos por nocaut, siendo parte del grupo de luchadores con más de cincuenta victorias de este tipo y también consiguió disputar en cuatro ocasiones un título mundial. Ahora Vargas nos cuenta sobre los entrenamientos que realizará para personas no videntes junto al atleta paralímpico, Cristian Valenzuela, acompañados también de Cristián Salas, psicólogo deportivo y ex boxeador profesional.

¿Cómo surge esta idea de levantar un Gimnasio para entrenar personas no videntes en la disciplina del boxeo?

“En su momento Cristian Valenzuela me contactó para realizar una charla en la Asociación de Ciegos, la que realicé junto con Cristian Salas. Fue un encuentro muy interesante, donde se conversaron varios ítems y se compartió un rato muy agradable. Dentro de los temas que abordamos en esa oportunidad estuvo el del sedentarismo en los no videntes, que se da justamente por el hecho de que no cuentan con los espacios apropiados para realizar deporte; el deterioro de las habilidades físicas como la fuerza, el equilibrio y la coordinación por la ceguera pero también por no contar con el lugar para desarrollarlas y, la necesidad de  tener herramientas de defensa personal que les permita a los no videntes sentirse más seguros y no ser pasados a llevar. Del boxeo ni hablar y es un deporte muy completo para el cuerpo y esas habilidades físicas mencionadas”.

¿Cómo se originó esta unión con Cristian Valenzuela?

“En esa charla que me pidió realizar Cristian Valenzuela nos pudimos dar cuenta de la necesidad que tienen las personas no videntes de contar con un espacio adecuado y accesible, considerando sus condiciones, para poder practicar deporte. Conversado con Cristian Salas, el hombre principal de la Fundación Martín Vargas, sobre esta necesidad se decide hablar con Cristian Valenzuela, quien quedó muy entusiasmado con la idea de crear en conjunto con mi Fundación y la ACICH un gimnasio de boxeo con clases especializadas dictadas por un equipo de profesionales. Y bueno, a mí la verdad que la plata no me interesa, lo que me interesa desde el deporte es poder ayudar a la gente que nos necesitan”.

¿Cuál es el tipo de entrenamiento y temas a considerar para desarrollar estos programas?

“El entrenamiento para las personas no videntes no varía en nada, se realiza con ellos el mismo trabajo que se hace con los muchachos que sí pueden ver. Ellos desarrollan muy bien sus otros sentidos por lo que saben cuándo golpear y dónde uno está parado. Se le hacen las mismas correcciones que a los demás, como la de posición de manos para que no vayan a sufrir facturas de muñeca y aprenden rapidísimo”.

¿En qué fechas está planificado tener todo listo y partir con este proyecto?

“A fines de enero debiéramos tener algo concreto respecto a la construcción del gimnasio exclusivo para el boxeo en la liga de ciegos, sin embargo, se va a comenzar con los entrenamientos mientras tanto en el IND acomodando un horario para ello. De hecho, por ahora Cristian Valenzuela está asistiendo una vez a la semana, junto con un grupo de personas ciegas (hombre y mujeres), al Estadio Nacional, donde estoy realizando un taller del IND para jóvenes . Estos voluntarios son todos profesionales que han practicado boxeo. Se genera un ambiente agradable donde los demás alumnos comparten con los no videntes de manera normal. En todo caso esta semana se lanzó la campaña llamada LEVANTA LA MIRADA CAMPEON/A, con la que se busca obtener financiamiento para implementar un gimnasio completo en la ACICH y financiar los primeros seis meses de clases. Esto mientras no se consiga financiamientos por medio de fondos concursables. Las personas que quieran colaborar con esta campaña pueden hacerlo en la página de la FMV, www.fundacionmartinvargas.cl”.

¿Piensa que esta disciplina puede llegar a profesionalizarse dentro del deporte paralímpico?

“Por ahora se piensa en un deporte como herramienta para el desarrollo del bienestar y calidad de vida de la persona no vidente. De todas maneras, espero que nunca se profesionalice en el área paralímpica, porque es un deporte muy fuerte. Sí me gustaría explicarles más del deporte, que lo practiquen y entregarles las herramientas necesarias para que puedan defenderse de los pinganillas”.