Uno de los delanteros más emblemáticos en el fútbol nacional es Mauricio Pinilla, quién comenzó su carrera futbolística en Universidad de Chile en el 2002 con 18 años.

PinillaEn su primera temporada marcó 20 goles en 39 partidos, mostrando buenas condiciones y, transformándose en esos días, en la promesa del fútbol nacional. El siguiente año (2003) fue el goleador de la U y posteriormente su pase fue adquirido por Inter de Milán por 2,8 millones de dólares y a pesar de no haber jugado en el ex equipo de Iván Zamorano, fue enviado a préstamo al Chievo Verona de Italia.

Ese mismo año Pinilla tuvo su debut en la selección adulta, en un encuentro amistoso como local frente a Perú, donde anotó uno de los dos goles en la victoria por 2-0.

Chievo Verona fue el primer club en el extranjero de Pinilla, pero no pudo demostrar sus credenciales y contó con pocos minutos en el cuadro italiano. Posteriormente, en la temporada 2003-2004, fue cedido nuevamente, pero esta vez a España, específicamente al Celta de Vigo, donde pudo anotar en el extranjero, logrando una discreta campaña, y con la cual finalizó relación a final de la temporada.

En el período 2004-2005 Sporting de Lisboa adquiere la mitad del pase del delantero nacional por un millón y medio de euros. Ahí fue compañero de otro ex jugador de Universidad de Chile, Rodrigo Tello. En ese tiempo logró un buen desempeño en Europa, anotando el gol del triunfo en la semifinal de ida de la Copa UEFA frente al AZ Alkmaar. Una lesión no le permitió seguir y en el 2005 volvió cedido a la liga española, específicamente al Racing de Santander, en donde solo registró un solo gol.

Por otro lado, Mauricio Pinilla tuvo participación con la selección en las Clasificatorias al Mundial de Alemania 2006, bajo el mando de Juvenal Olmos, donde finalmente no se lograría clasificar tras terminar séptimo con 22 puntos, disputando 12 partidos y 2 goles.Ese mismo año, el delantero llegaría a Escocia, al Heart of Midlothian, donde contó con pocos minutos y en el 2007 terminaría regresando a préstamo a la U.

Sin embargo, su retorno a Universidad de Chile no fue de los mejores, retornando al cuadro escocés, al cual renuncia el 2008 por desacuerdos con el cambio de su contrato. En el segundo semestre del mismo año llegaría a Brasil, al Vasco da Gama, pero por lesiones solo alcanzó a disputar cuatro partidos, anotando dos goles. En el 2009 partiría a Chipre, al Apollon Limassol, donde debutó con un gol pero que con el pasar del tiempo perdió continuidad y las lesiones volvieron hacerse presentes. Al finalizar su contrato, el club no quiso renovar con el delantero nacional.

PinillaSu regreso a Italia tardó seis años, puesto que en el 2009 se incorpora al Grosseto, de la Serie B italiana. Fue en aquí donde el delantero nacional logró un buen nivel, registrando 24 goles en 24 partidos, siendo goleador de la serie y batiendo el récord impuesto por Gabriel Batistuta, quien anotó solo en once partidos consecutivos mientras que el goleador chileno lo hizo en doce. La buena campaña lo llevaría posteriormente al Palermo, retornando a la Serie A entre el 2010 y 2011, donde disputó 45 partidos, anotando 11 goles.

Con respecto a la selección, Mauricio participó en el Mundial Brasil 2014, donde jugó tres partidos y 46’ minutos en total. También fue parte del plantel campeón de la Copa América 2015 y Copa América Centenario, siendo estos últimos dos sus únicos títulos obtenidos hasta ahora a lo largo de su carrera.

Después del Palermo, Pinilla estuvo en Cagliari, Genoa y Atalanta. Tras jugar 39 partidos con Atalanta y anotar 13 goles, volvió al Genoa, para luego regresar a Universidad de Chile en junio del 2017. En su vuelta al cuadro azul se posicionó como el goleador del equipo, pero un frustrado traspaso a Colón de Santa Fe acabaría por quebrar las relaciones entre el jugador y los dirigentes, finalizando con el despido del delantero. Actualmente acaba de fichar por Coquimbo Unido para la temporada 2019, donde espera demostrar la calidad y experiencia que ha adquirido con el tiempo.

Resultado de imagen para pinilla coquimbo

Por Matías Escobar Menanteau