Para nada es antojadizo el título de la nota, puesto que es muy difícil, que alguna persona que tuvo la oportunidad de ver un nuevo clásico Barcelona – Real Madrid, terminara defraudada por el espectáculo registrado la noche del domingo, en la ciudad de Barcelona.

Aun cuando, el resultado final, no definía absolutamente nada, (Barcelona, llegaba al derby, como campeón de liga, y de Copa del Rey, mientras que la Casa Blanca, tiene todas sus expectativas puestas en la final de Champions, el 26 de este mes, ante Liverpool, en la ciudad de Kiev) Zidane, alineó un once estelar, en su visita a la ciudad Condal.

Sólo la inclusión de Nacho por Dani Carvajal, impedía que Real Madrid, presentara su once de gala, incluyendo la BBC, que según algunos medios de España, esta habría sido la despedida de esta marca, que se convirtió en sinónimo de éxito, fundamentalmente, en Europa, ya que se especula fuertemente, que el galés Gareth Bale, dejaría Real Madrid, la próxima temporada. También era una jornada emotiva para el “cerebro” Iniesta, ya que se trataba de su último enfrentamiento ante los “merengues”, como futbolista “blaugrana”.

Ya a los 10, se movía la pizarra, cuando Luis Suárez, se inventa una pared larga con Sergi Roberto, y definición clásica del 9 charrúa, en el corazón del área “merengue”, de aire, con su pierna derecha.

Falta de Luis Suárez en el gol de Leo Messi
Suarez y Messi, goleadores del Barcelona

Cuando parecía que los locales, se llevarían por encima a los de Zidane, Cristiano Ronaldo, habilita de taco a Tony Kroos, que saca un gran centro, para que Benzema pivotee hacia el arco, donde Cristiano arremete con todo, para lograr la igualdad, sobre la misma línea de gol, cuando todavía no se cumplía el primer cuarto de hora del encuentro. Tanto, que le permitía al segundo mejor jugador del planeta, de acuerdo a nuestro criterio, alcanzar a Alfredo Di Stéfano, como máximo anotador al FC. Barcelona, con 18 goles. El problema, fue que Piqué, en su afán por impedir el tanto del portugués, le golpeó el tobillo, obligándolo a dejar el campo de juego, al término de los primeros 45 minutos.

Curiosamente, a partir del gol de Cristiano Ronaldo, Barcelona sintió el tanto, y se comenzaron a observar los mejores momentos del Madrid, con Cristiano, dilapidando el 2 a 1, en un par de oportunidades, primero en un mano a mano, que Ter Stegen salva estupendamente, y luego, cuando la zurda del jugador luso, se va por centímetros del vertical derecho del portero alemán.

Resultado de imagen para real madrid barcelona
Empate entre Barcelona y Real Madrid 2-2 en el Camp Nou

El desconcierto de los “culés”, era evidente, cerrándose la primera etapa, con la inocente expulsión de Sergi Roberto, al propinarle un golpe en el rostro al brasileño Marcelo.

Cuando daba la impresión, que la visita se adueñaba de las acciones, en busca de quitarle el invicto al campeón de la Liga, aprovechando el hombre de más con que contaba, llega la jugada del minuto 7 del segundo tiempo, cuando “Luisito” Suárez, comete una clara infracción sobre Varane, que el árbitro no vio, y el uruguayo deja en posición de gol a Lionel Messi, para que la “pulga” agradezca el obsequio, como sólo él lo sabe hacer, y como más le gusta, con una zurda suave, pegada al palo derecho del arquero rival. La estrella argentina, le anotaba su gol número 26, a su clásico rival, en sólo 38 partidos.

A los 57 minutos, se viene abajo el Nou Camp. Deja el terreno de juego, Andrés Iniesta, bajo una ovación con todas sus letras. Es una de las últimas oportunidades que el público asistente al Nou Camp, tendrá la posibilidad de observar a este futbolista, que con el pasar del tiempo, se transformará en leyenda.

A los 70, Keylor Navas, le saca el 3 a 1 a Messi, y dos minutos después, el galés Gareth Bale, clava una zurda en el ángulo superior derecho de Ter Stegen, para dejar el marcador definitivo 2 a 2.

Resultado de imagen para gol bale
Gareth Bale logró el empate en terreno catalán

Faltando 15 para el final, el juez del encuentro, no observa un penal claro de Jordi Alba sobre Marcelo, ratificando que el referato español, es de lo peor del fútbol mundial. No puede ser, que el derby más atrayente del mundo, sea dirigido por el peor arbitraje del planeta fútbol.

La verdad, que este nuevo Barca –Madrid, se trató de un partido para el deleite de los espectadores, con lo mejor de lo mejor del balompié mundial, empezando por los dos mejores jugadores del planeta. Con futbolistas dando cátedra, de cómo se debe manejar la mitad de la cancha, como el caso del alemán Tony Kroos. Con puestos, donde sus ocupantes, son por muy lejos, los mejores del mundo en sus plazas, como Marcelo y Jordi Alba. El que venga después, de seguro está a años luz, de estos verdaderos cracks de la banda izquierda.

Y así, podríamos continuar con el “roke” Ramos, Sergio Busquets, los dos arqueros, Rakitic, etc. Una verdadera constelación de estrellas, reunidas en el impecable campo de juego, del Nou Camp.

Comentarios

comentarios