Miami volverá a recibir su Masters 1000 desde el lunes 18 de este hasta el domingo 31, luego que se dispute en California el Indian Wells, aunque con una modificación.

La distribución de las afueras del Hard Rock Stadium. Foto: miamiopen.com

El Miami Open, inaugurado en 1985 para ser el primero de la temporada (en ese momento el Abierto de Australia se disputaba en noviembre), tendrá para esta edición un cambio de sede: de Cayo Vizcaíno (sur de Miami) a Miami Gardens (centro). Allí la cancha principal estará ubicada adentro del estadio Hard Rock.

La organización hizo una modificación a gran escala de los alrededores del escenario propiedad de los Miami Dolphins (equipo de fútbol americano), construyendo 18 pistas de entrenamiento y 11 más para el torneo.

También se montaron restaurantes, lounges y pantallas gigantes (fue anunciada la “más grande de cualquier evento de tenis”) para seguir los partidos. En el interior, la capacidad con los 75.540 asientos en su uso normal se reducirán para recibir la cancha central para 13.800 espectadores al montarse estructuras temporales.

Se trata de una transformación total adentro y afuera, en el estacionamiento, que demandó cerca de 60 millones de dólares.