John Coates, miembro del Comité Olímpico Internacional, ha reconocido en las últimas horas que la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio tiene un problema real de cara al evento del próximo año porque los contagiados por coronavirus no remiten.

“Tenemos un verdadero problema porque hay que acoger a deportistas de 206 naciones diferentes”, ha explicado. “Ayer hubo 10.000 casos nuevos en Brasil”, ha ejemplificado el australiano. En su país sí parece que los casos van remitiendo.

Coates ha dejado claro que Shinzo Abe, primer ministro de Japón, no valora la posibilidad de posponer de nuevo los Juegos, por lo que ha abierto la puerta a una cancelación si el próximo año no hay vacuna y ha expresado sus dudas sobre hasta dónde llegará la vacuna,en caso de haberla.

El australiano ha puesto como tope el mes de octubre para empezar a pensar en escenarios alternativos para la práctica del deporte. Por ahora, esos escenarios se plantearán con la base de que habrá Juegos el próximo año.