“Mirada Faro”, es aquella mirada, más bien subjetiva, pero con suficientes elementos de pruebas, como para respaldar el motivo de la nota, y de esta manera, entregar una opinión (y esa será nuestra intención de aquí en más) esperemos distinta, en los diferentes temas de la agenda deportiva.

Este es el caso, del nuevo rol, que deberá ocupar en propiedad, Alexis Sánchez, luego del auto marginación, del portero y capitán de la Roja, Claudio Bravo. Si bien, ya Sánchez, era uno de los líderes de la Selección, a nuestro parecer, desde este momento, pasará a ocupar el lugar dejado por Bravo, como, el líder indiscutido de nuestro combinado.

Pero no nos estamos refiriendo a que deba ocupar la cinta de capitán, más allá, que ante la ausencia de Medel, el tocopillano portará el elemento distintivo ante Suecia, el próximo sábado. Jineta, que para nosotros, en el fútbol de hoy, sólo representa, al jugador que asiste al sorteo previo al encuentro.

Para un determinado juez, no debió ser fácil, lidiar o cobrar en contra de un Caszely, Elías, Chilavert, Maradona, Passarella, Francescoli, el “patrón” Bermúdez, Beto Alonso, Chumpitaz, Rivelino, Zico, y futbolistas de esta categoría, pero que además, todos con un fuerte carácter, dueños de un carisma especial para llevar esa cinta, que con sólo mirarlos, infundían respeto, antes del comienzo del partido.

Mirada FaroEl nuevo rol, al que nos referimos, que deberá pasar a ocupar el “Niño Maravilla”, es el del nuevo líder de esta selección. Ni más ni menos, y se notó de inmediato, apenas pisó Estocolmo, casi antes de dejar sus cosas en su habitación, reunión entre todo el plantel. Lo sustancial, que sus compañeros, lo eligieron a él, para dar la cara en el tema Bravo. Como dijo el propio Sánchez, “para zanjar el tema”. Los demás puntos, planteados por el delantero de Manchester United, en su comparecencia ante la prensa, ya fueron debidamente informados en este diario y en la Mirada Faro.

Queda claro, que el Reinoso, en su momento, o Caszely y Elías, en los 80, o “Bam-Bam” Zamorano, o el propio Bravo, desde Bielsa a esta parte, (sabemos que debutó con Acosta, en la selección, pero su liderazgo se formó con el rosarino) y sucesor del portero del City, en esa materia, no será otro hombre que Alexis Sánchez, más allá (y no queremos parecer majaderos en esto), que la cinta la porte él, Medel, Beauseyour, Vidal, o el propio Bravo, en algún futuro cercano o no. Sin embargo, lo que si creemos, que el ex arquero de Colo Colo, Real Sociedad, y Barcelona, no podrá recuperar, es su credibilidad, y su condición de líder indiscutido de la Roja, porque ese status, a partir de ahora, tiene nombre y apellido: Alexis Sánchez.

Mirada Faro