Si Stuani, (el hombre elegido por el “maestro” Tabárez, para suplir la ausencia de Cavani por lesión ) leyera el encabezado de esta nota, de seguro que no le causaría mayor extrañeza, puesto que Gustavo Zerbino, junto a Nando Parrado, Roberto Canessa, y Antonio Vizintóin, y varios sobrevivientes más (13 para ser exactos) es uno de los próceres de los rugbiers uruguayos, cuyo avión capotó en la frontera de Argentina con nuestro país, y en donde, Sergio Hilario Catalán Martínez, el arriero chileno de 44 años entonces, los encontró y dio aviso a la policía de Chile, para su posterior rescate.

Resultado de imagen para Gustavo Zerbino en los andes

Zerbino, y sus 12 compañeros sobrevivientes a la tragedia, de los 45 personas que viajaban a bordo de ese Fairchild Hiller FH-227, perteneciente a la Fuerza Áerea Uruguaya, incluido 5 de la tripulación, son figuras plenamente conocidas en su país, alcanzando un estatus de reconocimiento y respeto, gracias a que la mayoría de ellos, por no decir todos, se han dedicado a contar su experiencia por todo el mundo, aquella que comprendía una gira donde el conjunto “charrúa” de Old Christians, debía medirse con nuestro Old Boys. El resto, ya es historia conocida, no abandonándose nunca durante 72 días, soportando temperaturas en la cordillera  de entre -21 y -45 grados, y debiendo alimentarse de carne de sus propios compañeros ya fallecidos.

Con ocasión del primer duelo de cuartos de final de Rusia 2018, y a 24 horas del partido con Francia, afuera del entrenamiento de Uruguay, uno de los tantos cronistas apostados en la concentración celeste, le realizaba una nota precisamente a Gustavo Zerbino, que vestía la camiseta de su país, acompañado de dos banderitas uruguayas, una más grande que la otra.

La nota nos conquistó porque lo primero que escuchamos de Zerbino, fue que venía de hablar con Cavani. Con este dato, se puede dimensionar lo que representan estos supervivientes del “Milagro de los Andes”, como se conoce el accidente de 1972. Para ellos, no existe ninguna restricción, y al revés, son muy bien venidos donde quiera que se encuentre la Selección Uruguaya. Por eso decíamos que a Stuani, no le sorprendería mayormente el título de esta entrega.

En el medio de la nota, nos emocionábamos con la historia que contaba Zerbino, que decía que su sobrinita de no más de ocho años, contaba graciosamente a sus compañeritas, que su tío tuvo que comer unos trozos de músculos de unos de sus compañeros, para poder tener más fuerzas y así poder sobrevivir.

Resultado de imagen para Gustavo Zerbino en los andes

Sobre el final de la entrevista, el periodista de la cadena Fox, antes de despedirlo, le pregunta por las dos banderitas, que portaba Gustavo Zerbino en cada una de sus manos. Esta, refiriéndose a la más grande que tenía en la diestra, es una que me acompaña desde el accidente de los Andes, iba en el avión siniestrado y me acompaña a todos los sitios a donde voy.

Y ésta más chiquitita, se la pedí prestada a mi madre, que está viva, que tiene 95 años, y que la llevó al Centenario para el Mundial de 1930. Sin comentarios. Si los “Charrúas” no apelan a este video ante los franceses, se están perdiendo de mucho, aunque Zerbino, ya les tiene que haber contado esta y muchas historias más al “maestro”, y al plantel celeste en vivo y en directo.

Edinson Cavani no estaría presente en el Uruguay vs. Francia, según una radio gala.

Comentarios

comentarios