El lunes 7 de enero Sebastián Moreno asumió la presidencia de la ANFP en medio de una seguidilla de situaciones que tienen al ente rector de nuestro fútbol con la urgencia de darles una pronta solución.

El retiro de dos licencias del profesionalismo (Barnechea y Vallenar), sumado a la cuestionada legalidad de las elecciones del nuevo directorio realizadas en noviembre pasado, tienen al fútbol profesional chileno sumido en un clima tenso. Por ello, las primeras palabras del nuevo mandamás apuntaron a la unidad y a la confianza de que el nuevo directorio dará orden, seriedad y estabilidad al balompié nacional.

Un caso que reviste bastante gravedad es el que concierne a la cancelación de la licencia profesional al AC Barnechea, debido a que la institución presentó una querella ante el 13° juzgado de garantía de Santiago, causa RIT N°6879-2018. Lo anterior contraviene la Declaración jurada relativa a la participación contemplada en el artículo 20 punto J.1 letra C, relacionada al criterio jurídico del Reglamento de Licencia de Clubes.

La causa que presentó Barnechea, cuyo presidente es Armando Cordero, fue contra Carlos Ferry, presidente de San Marcos de Arica, por “administración desleal”, acusando que el dirigente nortino negoció su voto para elegir a Sebastián Moreno en los comicios de la ANFP.

Sin embargo, durante el día jueves 3 de enero de 2019, la ANFP oficializó la información donde el Órgano de Primera Instancia (OPI) falló en contra del club. En consecuencia se cancela la licencia del AC Barnechea para el año 2019.

El Instituto Nacional del Deporte (IND), previo a la expulsión de AC Barnechea, solicitó a la ANFP remitir información relativa a los Clubes actualmente afiliados y pertenecientes a las divisiones Primera A, Primera B y Segunda División Profesional, en el marco de la ley N° 20.019 de Organizaciones Deportivas Profesionales y su Reglamento.

Además el IND dio como último plazo el miércoles 9 de enero para que la ANFP indique las razones por las cuales se produjo la desafiliación de alguno de los socios, indicando causal y fecha en la que se habría producido.

Por lo pronto, el AC Barnechea presentará su apelación en segunda instancia dentro del plazo estipulado por la ANFP, que debería zanjarse dentro de ésta semana.

Al caso Barnechea, se suman la situación de Deportes Vallenar y, además, la problemática del proceso eleccionario.

Lo de Deportes Vallenar fue un caso emblemático. Tras su fallido ascenso a la Primera B por la ya conocida y polémica definición a penales con Melipilla, el cuadro nortino buscó por distintos medios revertir la situación. Con el fallo en contra del TAS, Vallenar interpuso un recurso de protección en la justicia, que congeló la participación de Melipilla por las primeras tres fechas del torneo de Primera B 2018. La orden de no innovar que dejó sin efecto la Corte de Apelaciones de Copiapó, hizo que la institución insistiera con la justicia ordinaria. Todo ello llevó a que desde Quilín se le revocara la licencia de clubes profesionales, otorgada por resolución del órgano de Primera Instancia (OPI) N° 038-018, con fecha 7 de noviembre de 2018″. Por ende Vallenar no podrá jugar éste año en la Segunda División Profesional.

A principios de éste mes, la ANFP le dio10 días hábiles a la dirigencia de Club de Deportes Vallenar para retirar las demandas y así el club pueda participar en el campeonato de Segunda División 2019. Sin embargo, Vallenar no tiene el más mínimo interés en retirar dichas demandas (el club exige una suma cercana a los US$6 Millones esto por la venta del CDF, la cuota mensual por los derechos de televisación, perdidas en merchandising, entre otros).

Por último, un tema delicado tiene que ver con la impugnación al proceso eleccionario de la ANFP y que dio como ganador a Moreno.

Cuatro instituciones presentaron una solicitud para que una comisión jurídica investigue y esclarezca la validez o no de las elecciones de noviembre pasado. Curicó, Rangers, Copiapó y Palestino, con el apoyo de otras 7 instituciones, son los clubes que tomaron la iniciativa.

Al ser no consultiva, la hipotética impugnación al proceso eleccionario no pasaría por el fallo de dicha comisión jurídica, sino que por lo que resuelva la asamblea y, por ende, todo quedaría en manos a lo que resuelva el Tribunal de Honor de la ANFP.

Tres problemáticas para la nueva directiva de Quilín en el comienzo de la era Moreno. Desafíos que todo el mundo futbolístico espera lleguen a buen puerto en aras de aquietar las aguas y propender a la normalidad en el desarrollo de nuestro balompié en todas sus divisiones.

Comentarios

comentarios