Duro golpe para el deporte en las últimas horas por la muerte de la joven gimnasta Melanie Coleman, de solo 20 años, quien falleció por las lesiones sufridas tras una caída mientras entrenaba.

El accidente tuvo lugar el viernes pasado, cuando la deportista de la Universidad Southern Connecticut State practicaba en las barras asimétricas. La caída le provocó una grave lesión de la médula espinal por la que fue hospitalizada. Dos días después, falleció. “Su espíritu, risa y humor siempre vivirán con los que la hemos querido”, afirmó la familia  al comunicar que donará los órganos de la deportista.

Con el fallecimiento de Coleman, Estados Unidos pierde a una de sus deportistas más prometedoras. “Ha sido una líder a la que todos admiraban. No intentaba lograr la mejor puntuación. El ser una gran gimnasta le hacía ser una mejor persona. Deseaba ayudar a todos los que estaban a su alrededor”, afirmó su entrenador durante 10 años Tom Alberti a CNN.

La deportista accedió a la universidad del sur de Connecticut tras brillar en la Jonathan Law High School de Milford, donde fue galardonada como la mejor gimnasta del estado. Además, tras graduarse, fue reconocida por USA Gymnastics con el premio a la mejor atleta becada de todo el país.