Fue un equipo avasallador desde el inicio del Mundial Sub 17. Y bien lo supimos todos los chilenos, cuando vimos a los británicos golear a la Rojita por cuatro goles a cero al equipo de Caputto, en el inicio de la Copa del Mundo sub 17.

Fue una señal para demostrar que el equipo dirigido por el galés Steve Cooper estaba para grandes cosas, para terminar un año redondo y para ver los resultados de un intenso trabajo que el fútbol inglés ha estado realizando en los últimos años en el fútbol juvenil. Ya se habían quedado con el mundial sub20 de Corea del Sur y ahora iban por la corona en el sub 17.

Las cosas no fueron fáciles para ellos en Calcuta. Al frente estaba la poderosa España, un equipo aceitado y con jugadores dinámicos de las canteras del Barcelona y el Valencia entre otros equipos. Además, se habían visto las caras en la final del Europeo Juvenil de este año donde los ibéricos ganaron en los lanzamientos penales. Pero ahora todo era distinto, era la final del mundo y no importaba nada más que levantar la copa.

España entró con todo y ya en media hora estaban en ventaja con dos goles anotados por el culé Sergio Gómez. Sin embargo Inglaterra no dejó de luchar, mostrando un impresionante despliegue físico y técnico, con figuras como Brewster, Hudson-Odoi y Philip Foden del Manchester City.

Mundial Sub 17
España fue un gran subcampeón en el Mundial Sub 17

Así, lograron llegar al empate mediante anotaciones de Brewster y Gibbs-White en el minuto 58. Aquí comenzó otro partido donde los británicos terminaron por imponer su superioridad. Con verticalidad y gran poder ofensivo, la selección de los tres leones transformó este duro duelo en goleada.

Guehi y Foden en dos ocasiones pusieron la lápida. Llanto y desconsuelo ibérico por un lado, algarabía y celebraciones por el otro. Inglaterra había logrado una hazaña histórica, alzarse como campeones mundiales en dos ocasiones durante el 2017, en el sub 20 y también el en sub17. Gesta que Brasil también alcanzó en el año 2003.

La intensa preparación e inversión en la divisiones menores del fútbol inglés durante la última década mostraba sus increíbles resultados. Un trabajo a largo plazo que terminaba con el máximo de los éxitos.

Antes, en el mismo estadio, Brasil ganó 2-0 a Malí y se quedó con el tercer lugar. Así terminó este exitoso campeonato en el gigante asiático que fue un más que digno anfitrión. El público acompañó de manera notable, fueron más de un millón de espectadores que disfrutaron de los partidos. El goleador fue RhianBrewster de Inglaterra, al igual que el mejor jugador Philip Foden, mientras que el premio al mejor arquero se lo llevó Gabriel Brazao de Brasil.

Termina el mundial, Chile quedó al debe sin ganar y sin anotar goles. Ahora habrá que comenzar a preparar la próxima cita el año 2019 en una sede que aún no se define. Por lo pronto, la misión es comenzar a trabajar, para quizá acercarse al rendimiento de los ingleses, los flamantes campeones del mundo.

Mundial Sub 17

Por Matías Fuenzalida

Comentarios

comentarios