El jamaicano Yohan Blake en 100 metros fue el mas veloz en el Alexander Stadium de Birmingham, escenario de la undécima reunión de la Diamond League, que no dejó ninguna mejor marca mundial del año.

Ocho años después de proclamarse campeón mundial de 100 metros en Daegu (Corea del Sur), en el único mundial que Usain Bolt no ganó al ser descalificado por salida falsa, Blake se impuso en Birmingham con un registro de 10.07, batiendo por milésimas al británico Adam Gemili, con la misma marca.

Blake, que corría por pista cuatro, estuvo más pendiente de los rivales que tenía a su izquierda y no reparó en que Gemili le descontaba terreno por la derecha, aunque su progresión fue insuficiente para ganar. El estadounidense Michael Rodgers llegó tercero, a dos centésimas.

Blake, apodado «la bestia», fue compañero habitual de Bolt cuando ambos entrenaban en Kingston, Jamaica. Blake es además integrante del relevo de 4 por 100 que ostenta el record del mundo logrado en Londres 2012 y frecuentemente se lo señaló como el delfín de Usain y su sucesor natural en la velocidad.

Pero los años has pasado también para Blake, quien este fin de semana de Liga de Diamante no ha sido capaz de bajar de los 10 segundos. Marcas muy discretas y sin evolución, considerando que hace ya diez años Bolt corrió en 9.58. A un año de Tokio 2020 tampoco se asoma algún velocista que pueda bajar de los 9.75 a corto plazo (la mejor marca del año está en 9.81 de Christian Coleman). Por lo que. al menos por ahora, los records de Bolt seguirán gozando de buena salud.