«Mucho de lo que yo soy como persona lo he aprendido de los valores y la mentalidad de Cuba encarnados en Dulce Margarita».Conmocionada, Natalia Ducó se enfrentó durante esta tarde a la multitud que llegó a la Parroquia Santa Gema de Ñuñoa para despedir a la ex atleta y entrenadora cubana Dulce Margarita García.

La ex deportista de 51 años, considerada una de las «Glorias del Deporte Cubano», fue hallada muerta en su casa en Santiago. La causa de su fallecimiento apunta a un paro cardiorrespiratorio.

«Creo que los resultados que obtuvo hablan por sí solos. A mí me adoptó como una hija, como una hermana para Nairobi (hija de Dulce). Nos entregamos tanto en cuerpo y alma al deporte que dejamos muchas cosas de lado», agregó la balista que estuvo a cargo de la entrenadora cubana desde el año 2003.

Aún con el escándalo del resultado adverso en el doping, Ducó expresó que «la Dulce» fue una persona incondicional y leal. «Hasta último momento fuimos una dupla inseparable», cerró.

Luego de la ceremonia, el cuerpo de Dulce Margarita fue trasladado hacia el Parque del Recuerdo, donde fue despedida por última vez por sus familiares y amigos.