Nicolás Pino es un joven chileno de 15 años, quien se enamoró de la velocidad a los 8 cuando junto a su padre conoció los Karts en un centro comercial. El 2019 fue un año importante, ya que la Federación Internacional de Automóvilismo (FIA) le permitió correr en autos de fórmula, dejando atrás los kartings y comenzando su ruta hacia las ligas mayores

¿Cuál es el balance que haces del 2019?

Fue un muy buen año. Logramos correr al nivel más alto del automovilismo y aprendimos mucho más, ganando experiencia y kilómetros en esta nueva categoría de monoplazas y pensando ya en el inicio de temporada 2020 de la Fórmula 4 europea”.

¿Cuáles son tus objetivos a largo, mediano y corto plazo?

“En un corto plazo poder ganar la fórmula 4 británica, después la idea es ir quemando etapas para poder llegar a la Fórmula E, meta que espero cumplir en tres años más y lograr ser el primer chileno en representar a nuestro país en una competencia de esta categoría”.

¿Pretendes llegar a la Fórmula 1?

“Sin duda que sí y nos estamos preparando para ello. Estamos haciendo un plan muy estructurado y metódico con los mejores equipos del mundo que nos permitirá avanzar y aprender lo más rápido, sin saltarnos ningún paso, para llegar a la Fórmula 1. Mi sueño es llegar a ser campeón mundial”.

¿Cómo llegaste al equipo en el que estás ahora?

Cuando estás corriendo en el nivel más alto del automovilismo, compitiendo en los principales campeonatos nacionales, en Argentina, Estados Unidos y Europa, y logras ganar por primera vez fuera de Chile – en Italia – hace que los equipos comiencen a enviarte propuestas para que corras con ellos”.

¿Cómo fue esta experiencia en la Formula E?

“Fue bien movido, con harta prensa y conociendo a muchas personas nuevas. Es un evento que motiva a la gente a introducirse en este deporte, reforzando que el automovilismo es un evento familiar. Por el otro lado, fue un buen show y una buena carrera”.

¿Cómo ha sido manejado el tema del financiamiento en esta disciplina?

“En un principio el apoyo vino todo de mí familia, pero ya desde el 2019 contamos también con el apoyo oficial de ENTEL”.

Considerando lo joven que eres. ¿Cómo lo haces para poder compatibilizar el deporte con los estudios?

Para mi estudiar es fácil y siempre conté con el apoyo del colegio (Lincoln International Academy) y el de mis compañeros, pero sobre todo con el de mi familia, sin embargo, a inicios del 2019 me salí del colegio y empecé a dar exámenes libres, ya que son muchos mis desplazamientos, especialmente a Europa y dentro de ella”.