A los 18 años, Nicolás Solabarrieta viajó a Estados Unidos. Fue una decisión muy meditada y difícil. Atrás dejaba a su familia y amigos. También quedaba pendiente su sueño de debutar por el primer equipo de la UC.

Solabarrieta jugando en USA

Hoy cuando han pasado dos años aquel sueño sigue intacto y para cumplirlo se entrena, día a día. Desde Albany, capital del estado de Nueva York, le cuenta su historia a Faro Deportivo.

¿A qué edad comienzas a jugar futbol?

He jugado toda mi vida pero mi primer equipo fue la escuela de Iván Zamorano cuando tenía 8 años. A esa edad también jugaba por el colegio San Gabriel y a los 12 años disputando la Copa UC, fui reclutado por Andrés Romero.

¿A qué entrenadores recuerdas?

Son muchos pero destaco a Andrés Romero y a Luis Hernán Carvallo. Pero el que más recuerdo es Benjamín Valenzuela de quién aprendí mucho.

¿Cómo surge la idea de radicarse en Estados Unidos?

En enero del 2015 con la etapa de juvenil terminada, me di cuenta que las opciones de “subir” al primer equipo eran bajas. También tenía la intención de estudiar para desarrollarme y como manejaba el idioma no dude en buscar una Universidad para compatibilizar mis inquietudes.

Solabarrieta celebrando un gol.

¿Y al parecer lo lograste?

Si, logré entrar a estudiar negocios a la Universidad de Albany y también juego por su equipo de fútbol. Éste año salimos campeones y fui el jugador con más asistencias del torneo.

¿Cuáles son tus metas inmediatas?

Me graduó, a fines del 2018. Lo más seguro es que después ingrese al Draft de la MLS, que consiste en una prueba para los jugadores más destacados de cada Universidad.

Es  visada por todos los entrenadores de la MLS y nutre a sus equipos. Tampoco descarto la posibilidad de buscar un club europeo o algún día volver a la UC.

¿Cómo es tu día a día ?

De los entrenamientos al estudio. Vivo a dos horas de Manhattan y todo es muy cómodo y ordenado. Me impresiona el fanatismo por el Basquetbol, la organización, el espectáculo.

A veces me siento sólo pero el apoyo de mi familia es fundamental, ellos me ayudan en todos esos momentos difíciles y no me dan tiempo para “echar de menos”.

¿Por último, cuáles son tus sueños?

Jugar en el Real Madrid y algún día defender la ” roja”.

Solabarrieta quiere jugar en la roja.

Comentarios

comentarios