Benjamín Benavente, es un joven entrenador de fútbol de 21 años de edad y que en su afán de cumplir sueños actualmente estudia la carrera FootballStudies en Southampton SolentUniversity, Inglaterra, país donde reside desde hace  tres años años.

Antes de ingresar a la Universidad fue a Norwich a estudiar Sports Coaching en Easton &OtleyCollege. Tras dos años consigue su diploma con distinción máxima y fue en aquel momento  en que decide ampliar su curriculum y entrar a la universidad donde actualmente estudia.

¿Y de donde vienen estas inquietudes?

-La idea de convertirme en entrenador nació siendo bastante joven. Ya los 14 años,  tomé esta decisión básicamente porque lo que más me apasionaba en el mundo era el futbol, sobre todo la parte táctica. Sin embargo el amor por el futbol nació mucho antes, de niño estando en el colegio Craighouse, donde lo único que hacía era jugar a la pelota con mis amigos.

¿Y qué tan cierto es que estás empecinado en ser entrenador del Manchester United?

-Aquello de tener esa determinación de entrenar al Manchester United fue motivada por una linda experiencia que tuve a los 16 cuando fui invitado a un evento futbolístico patrocinado por ese club en Santiago, y esta fue la motivación más grande para efectivamente tomar la decisión definitiva de ser entrenador de futbol y específicamente en Inglaterra.

¿Pero hay que ser realista. No va a ser fácil. ?

-Si lo sé por eso que ya habiendo madurado como profesional me di cuenta que me motiva más encontrar  un club más pequeño de Inglaterra y llevarlo al éxito sin la necesidad de grandes inversiones monetarias y más a través de un desarrollo deportivo e institucional que lleve mi proyecto al éxito.

¿Alguna otra experiencia como jugador amateur?

-Después del colegio con amigos y/o hermanos, pichangeábamos. Más adelante, y ya en forma más seria, ingresé a  jugar el Club Médico donde tuve un grandísimo entrenador: Roberto Toledo, quien influyó bastante en mi futura formación como entrenador ya que después de jugar tuve la oportunidad de tener mi primera experiencia como entrenador en ese club.

-Además, eventos importantes como la clasificación al mundial de Sudáfrica 2010 de la mano de Bielsa y luego la espectacular Copa Sudamericana que ganó la U de Sampaoli fueron clave en el aumento de mi pasión y motivación a tomar este deporte como una profesión. Los futuros logros de nuestra Selección Chilena también han sido parte fundamental en mi formación como profesional.

Hoy en día (ya en Southampton) solo juego futbol de manera recreacional y soy entrenador de la sub 12 de un equipo llamado Botley FC.

Un patiperro muy especial

¿Imagino que pese a tu corta edad estás lleno de experiencias y anécdotas?

-Alguna de mis grandes experiencias ya viviendo en el extranjero fue, por ejemplo, el haber conocido el preparador físico del Manchester City, José Cabellos, que en aquel tiempo trabajaba con Manuel Pellegrini quien me invitó al hotel donde concentraba el Manchester City en un partido previo frente al Norwich City, donde conversamos extensamente sobre futbol en un ámbito más profesional y de élite.

Además tuve la experiencia de presenciar entrenamiento completo del Atlético de Madrid cuando viajé a España. Aprendí mucho viendo al Cholo Simeone y al Mono Burgos entrenar a jugadores del calibre de Griezmann, Koke, Godín y al resto del primer equipo del Atletic. También he tenido la oportunidad de ver grandes partidos tanto del futbol inglés como del futbol español, a saber, Real Madrid, Atlético de Madrid, Barcelona, Chelsea, Manchester City, Tottenham, entre otros.

Ya de vuelta en Chile, el mes pasado, fui invitado por Hugo Vilches a pasar la semana con el primer equipo de Audax Italiano. Estuve presente en los entrenamientos y un amistoso del equipo, y tuve la suerte de conocer todo el cuerpo técnico quienes se abrieron cada día a discutir de futbol y a compartir sus conocimientos y experiencias conmigo.

¿Has recorrido otros países?

-Antes de venirme  a vivir a Inglaterra yo no viajaba mucho al extranjero, pero desde que vivo aquí he viajado regularmente, sobre todo a España e Italia, pero también he estado  en Escocia, Canadá.

¿Por donde transitan tus preferencias en cuanto a entrenadores?

En términos generales, entrenadores europeos, y más específico ingleses. Son muy sistemáticos y perfeccionistas. Me refiero a que, a nivel tanto profesional como de futbol formativo e incluso académico, los entrenadores se rigen a través de las metodologías más avanzadas y modernas presentes hoy en este deporte. Metodologías que se deben estudiar y practicar constantemente, en el cual hay un real deseo de progreso y perfeccionamiento por parte de los entrenadores. Eso hace que el futbol aquí sea tan organizado y táctico, el cual genera que los futbolistas sean mucho más disciplinados y que se desempeñen a la perfección. Ahora, si lo comparamos con el futbol chileno, yo que no había visto futbol Sudamericano hace más de tres  años (-a nivel de clubes, ya que veo siempre las eliminatorias al Mundial y las Copa América-), y estando ahora en Chile y habiendo visto muchos partidos del Campeonato Nacional, es evidente que este país está a años luz del futbol Europeo en términos tácticos y colectivos. Pareciera más que se juega una pichanga a que un partido de futbol profesional y eso es por la falta de disciplina y entendimiento táctico/colectivo por parte de los jugadores. Este problema viene de la falta de educación y formación profesional de los entrenadores chilenos, sobre todo al nivel de futbol formativo tanto en cadetes como en escuelitas de futbol. Por ende, el futbolista chileno crece sin aquella disciplina necesaria, tanto dentro como fuera del campo, para convertirse luego en profesionales capaces de mantener una exigencia del más alto nivel. Es precisamente por aquello que podemos decir que el chileno puede ser muy técnico, con mucho talento, pero sin un cerebro futbolístico que lo lleve a rendir al más alto nivel.

Todo esto hace que el futbol chileno sea muy desorganizado, con poco ritmo y velocidad, y en general con poco control del juego.

-¿Y hasta donde piensas llegar en el fútbol chileno?

Yo me proyecto en un par de años, una vez terminado mis estudios, trabajando en las inferiores de algún equipo profesional en Inglaterra en cualquiera de sus cuatro divisiones profesionales donde pueda obtener experiencia de calidad y reconocimiento individual, para así seguir escalando en mi educación   Sacando algún Master y avanzando en las licencias más importantes de entrenador a nivel internacional como la UEFA A y UEFA Pro, y en mi profesión hasta llegar a convertirme en Director Técnico de algún club importante.

Lamentablemente no veo mi futuro en Chile, ya que gran parte de mis proyectos son en la liga inglesa y a nivel continental (como Champions League y Europa League). Sin embargo, me gustaría una vez que ya haya logrado todos mis ambiciosos objetivos en Europa, volver a Chile a dirigir la selección antes de retirarme, en un momento en el que esté 100% capacitado para lograr grande cosas con mi país.

¿Tácticamente, como jugarían tus equipos?

En términos de mi propia filosofía de juego, me siento más identificado con entrenadores como Mauricio Pochettino, Zinedine Zidane y sobre todo Jupp Heynckes. Mi filosofía de juego se enfoca en controlar la posesión del balón utilizando diferentes variantes para penetrar el campo rival y generar ocasiones de gol. A la vez formando un equipo con un juego intenso y dinámico, y capaz de defender organizada y pacientemente cuando sea necesario. Este estilo de juego lo llamo “Futbol Moderno”, utilizado por los entrenadores mencionados anteriormente, y algunos otros como Allegri, Conte y Simeone, quienes incorporan a su futbol una solidez no solo en la técnica y táctica, sino que también en lo físico y en la estrategia, la cual permite a sus equipos ganar en cada faceta del juego.

En un ámbito más personal, me he adaptado a la vida y cultura inglesa a la perfección ya que llevo bastante tiempo viviendo en este país. Tengo la suerte que mi padre es capaz de pagarme los estudios y vida aquí en Inglaterra, la cual es bastante cara. No obstante, mi intención es devolverle cada peso que él ha gastado en mis estudios universitarios.

Comentarios

comentarios