El esquiador chileno Nicolás Pirozzi se convirtió en la figura del equipo nacional al terminar en el puesto 14 del Slalom Gigante de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Lausanne 2020. De un total de 77 corredores, el chileno de 17 años sólo fue superado por esquiadores europeos, siendo por un buen margen el mejor sudamericano rankeado en la prueba. El segundo mejor de la región fue el argentino Tiziano Gravier, en la posición 19.

«Es un resultado con muchas proyecciones, dado que supo manejar la presión del evento» asegura el ex esquiador y entrenador de la selección nacional Paulo Oppliger. «Ojalá continúe esta progresión durante la temporada europea y luego pueda tener el apoyo adecuado para prepararlo para campeonatos del mundo absolutos y Juegos Olímpicos. La carrera deportiva del esquiador alpino es de largo aliento» concluye el medallista de bronce de Anchorage 89.

En la primera manga Pirozzi fue 17, mejorando notablemente en la segunda. La sumatoria de ambas bajadas lo dejó en el puesto 14, en una prueba que fue ganada por el austriaco Philip Hoffmann, seguido del suizo Sandro Zurbruegg. El bronce fue para Luc Roduit, también de Suiza.

Nicolás Pirozzi ya había sido 18 en la prueba combinada de Slalom Especial y un Descenso, anunciando que podía estar a la altura de los esquiadores de países europeos, los grandes dominadores de las disciplinas alpinas.