El escolta James “La Barba” Harden brilló de nuevo cuando más lo necesitaron los Rockets de Houston al aportar un doble-doble de 38 puntos y 10 rebotes y cuatro asistencias que les permitió ganar por 112-108 a los Warriors de Golden State en el cuarto partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Oeste.

El triunfo de los Rockets, el segundo consecutivo, empata la serie (2-2) y aseguran la vuelta de la competición a Houston para el sexto partido, mientras que el quinto se va a disputar el miércoles en el Oracle Arena de Oakland. De nuevo, el suspense estuvo hasta el último segundo en el partido, que falta de menos de dos minutos los Rockets tenían dominado por nueve puntos de ventaja.

Pero los Warriors con un triple del base Stephen Curry se colocaron a sólo dos tantos por debajo (110-108) y 19 segundos por jugarse. Harden, con 11.5 segundos por jugarse, forzó una personal y cuando todo parecía que estaba sentenciado si anotaba los dos tiros libres, hizo el primero, pero falló el segundo y el rebote defensivo fue para los Warriors, que iban a disponer de la última oportunidad de forzar al menos la prórroga, como había sucedido en el tercer partido.

La estrategia de los Warriors fue que el alero Kevin Durant fuese la primera opción con el intento de triple, que falló, pero el rebote ofensivo fue para el equipo de Golden State y luego el balón a Curry, quien intentó el segundo triple en busca del empate, y también falló. Esta vez el rebote defensivo fue para los Rockets y el base Chris Paul anotó los dos tiros de personal que aseguraron la victoria de los Rockets.

«Cierto que no conseguimos anotar los dos intentos de triples del final del partido, pero el equipo luchó eso es lo más importante», destacó Curry. «Los Rockets hicieron lo que debían, buscar la victoria en los dos partidos de su campo y lo consiguieron». El ala-pívot Draymond Green surgió una vez más como el líder de los Warriors en el juego interior al acabar el partido con un doble-doble de 15 puntos, 10 rebotes, cinco asistencias y un tapón.

Mientras que el escolta Klay Thompson siguió sin ser factor ganador en el juego ofensivo de los Warriors al tener problemas con las personales y logró apenas 11 puntos después de fallar 10 de los 15 tiros de campo que hizo, incluido cinco de seis desde fuera del perímetro. «Estamos en los playoffs y no es una ciencia exacta», valoró Thompson.

«Algunas veces, no juegas con la consistencia que deberías, pero es algo que ya hemos pasado anteriormente y ahora lo único que nos tiene que preocupar es el partido del miércoles, dado que la serie se ha reducido al mejor de tres».

«Ahí estuvo la clave del triunfo, el no perder la concentración en los momentos decisivos», comentó “La Barba” Harden al concluir el partido. «No importa lo que señale el marcador, tienes que olvidarte de todo y seguir centrado». Harden anotó 13 de 29 tiros de campo, incluidos 6 de 17 de triples, y 6 de 8 desde la línea de personal. El escolta Eric Gordon no tuvo la misma inspiración encestadora que el tercer partido, pero aportó otros 20 puntos que también ayudaron a la victoria de los Rockets.