Se terminó una de las teleseries del verano 2016. Por fin se dará cierre al Campeonato de Apertura 2015. Luego de una serie de posibilidades de donde jugar el compromiso, entre ellas Talca, Talcahuano e incluso Mendoza, el duelo del cierre del torneo del año pasado se jugará en el Estadio Elías Figueroa, de Valparaíso, pero en esta ocasión sin público.

Ambos equipos viven realidades distintas. El campeón se enfoca en su debut frente a Unión Española y Copa Libertadores. El equipo dirigido por José Luis Sierra busca desesperadamente refuerzos, primero un zaguero central para acompañar al eficiente Julio Barroso, segundo al mediocampista de salida para ver quien será el conductor del equipo esta temporada.

En todo caso, de no llegar se abre la posibilidad que Jaime Valdés suba algunos metros en la cancha y se transforme en el caudillo albo. El volante tiene todas las condiciones de remplazar con éxito a Emiliano Vecchio. Tiene técnica suficiente, buen manejo y pegada del balón, cambio de frente y una larga experiencia en el extranjero.

En la vereda del frente el equipo local vive momentos difíciles. Su máximo financista, Nicolás Ibáñez, dejará de aportar al club, y además quiere cobrar una deuda millonaria antes del 1 de julio de este año. Esto también implica que su máxima figura, David Pizarro, deje la institución. Los rumores apuntan que Sampdoria de Italia va por el talentoso volante porteño. En lo positivo, el decano anuncia el debut de su nuevo entrenador el uruguayo Alfredo Arias.

Lo que queda claro que con este partido ya programado y fijado para este lunes, se termina una de las teleseries del varano 2016, y lo más importante se da por cerrado el Torneo de Apertura 2015. Pero quedará en los anales del fútbol chileno como “El partido de la vergüenza”