Luego de caer 0-3 frente a Estados Unidos, la dupla de chilenas de Paulina Vega y Daniel Ortega se colgaron la medalla de plata en el panamericano específico de tenis de mesa que se realizó en Paraguay.

Una de las integrantes de la dupla formada recientemente para la cita panamericana de Perú, Daniel Ortega, explica que «después de Lima habíamos quedado con ese gustito amargo, no nos fue como queríamos, pero sabíamos que también venía este Panamericano Específico, trabajamos duro después de ese torneo, y queríamos la revancha aquí», enfatizó en conversación con FaroDeportivo.

En cuanto al trabajo con Vega, Ortega cuenta que «con mi compañera de dobles nos compenetramos muy bien y eso fue lo que nos llevó a estos resultados», detalló.

Desde el año 1994 que Chile no cosechaba una plata y dos bronces en un torneo específico. «Estamos muy felices. El equipo directivo, los entrenadores y principalmente los jugadores que se pudieron levantar después de la mala actuación que tuvimos en Lima. El balance es positivo», apuntó el técnico José Luis Urrutia.

En el dobles hombres, la representación nacional compuesta por Juan Lamadrid y Gustavo Gómez consiguieron el bronce a pesar de caer con los finalistas brasileños por 1-3.

En cuanto a la participación por equipos, las mujeres también obtuvieron la medalla de bronce tras caer frente a Brasil por 1-3 el pasado viernes.

«Esto no termina aquí»

Tras la gran actuación en el medallero, Chile logró la clasificación al Mundial de Tenis de Mesa que se realizará el próximo año en Corea. El objetivo para la cita planetaria es entrar a la primera división de la disciplina.

Para el técnico José Luis Urrutia, lo conseguido en la panamericano es una motivación importante para los próximos desafíos. «Nos deja una esperanza en todo el equipo. La idea es intentar clasificar a un jugador a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020», detalla.

La delegación de ocho deportistas permanece en tierras paraguayas a cargo del headcoach Francisco Ceijas a la espera del PRO Tour Plus que reúne a jugadores de primer nivel mundial de Europa y Asia tanto en damas como en varones. «La idea es que los chicos compitan a ese nivel y puedan ir mejorando su ránking mundial, a fin de que en las competencias continentales puedan obtener mejores sorteos», cerró el técnico.