Este fin de semana se jugó la séptima fecha del Campeonato de Primera A con duelos interesantes y triunfos de la UC, empate de la U y derrota de Colo Colo.

En el estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo, el elenco local derrotó por 2 goles a 0 a Colo-Colo ante unas 15.000 personas en el coloso coquimbano. Tras un primer tiempo trabado y sin grandes ocasiones de gol por parte de ambas escuadras, llegó la etapa final del partido que estuvo plena de emociones.

En Coquimbo apareció una figura de excepción: Rubén Farfán. Una tarde inspirada del delantero, quien ganó constantemente su banda, superando una y otra vez a Cristián Gutiérrez. Coquimbo Unido fue muy superior al cuadro popular, con un Jorge Valdivia exasperado y un escaso aporte de Pablo Mouche. En los piratas excelente tarde de Fernando Cornejo y del joven Sebastián Galani en mitad de cancha.

A 25 minutos del final, hizo su esperado ingreso Mauricio Pinilla. Más allá de lo mediático que significó el ingreso del ex Universidad de Chile, tras 9 meses inactivo, lo cierto es que Pinilla mostró toda su jerarquía en el área rival y fue un constante agente ofensivo. Tanto así que anotó su gol, aunque en posición dudosa. Debut soñado para el jugador que fue ovacionado por los hinchas piratas.

Un mal partido para los de Mario Salas, quienes deberán recibir a O´Higgins la próxima fecha en Macul.

Universidad Católica obtuvo un importante triunfo ante un batallador Everton en Viña del Mar. La “UC” tuvo la posesión del balón en la etapa inicial, pero sin mayor profundidad. Los goles llegaron recién a 10 minutos del descanso obra de Jaime Carreño para la visita y de Maximiliano Cerato para los “Oro y cielo”.

En el complemento el colombiano Duvier Riascos anotó el tanto del triunfo para los cruzados, y de ahí en más Everton se lanzó en ofensiva, abusando de los centros y con un movedizo Juan Cuevas, el más incisivo de los viñamarinos. Una buena victoria de Católica, ante un difícil rival, que la sitúa segunda. La próxima fecha, los de Gustavo Quinteros recibirán a la complicada Universidad de Chile, en una nueva edición del clásico universitario.

En el estadio Nacional, Universidad de Chile sólo igualó con Unión La Calera. Con ello el cuadro azul se mantiene en zona de descenso directo, sólo superando a Cobresal.  La “U” de Alfredo Arias se ha mostrado como un equipo que presiona arriba, y merced a esa presión es que los locales abrieron el marcador tras un grueso error del portero Batalla y de la zaga calerana.

A pesar de la presión, los delanteros azules están peleados con las redes y no logran concretar las numerosas ocasiones de gol que se crea el cuadro del técnico uruguayo. La etapa de complemento se desarrolló en ambas áreas. La “U” perdió inmejorables oportunidades para alargar las cifras. Los de Meneghini tuvieron la intensidad suficiente para acercarse con peligro y, tras un lanzamiento de esquina, lograr el ansiado empate que a la postre cerró el partido.

Universidad de Chile, un equipo grande y de una tradición conocida por todo el mundo del fútbol, pasa por un muy mal momento no sólo en lo futbolístico, sino también en lo institucional.

Punto aparte merece unas breves palabras la negativa actitud de la hinchada azul que se ubica en la galería sur. Una vez más sus intervenciones con elementos pirotécnicos de gran peligrosidad hacen que un partido se suspenda por largos minutos. La eficacia de “Estadio Seguro”, cuando se trata de los equipos grandes, muestra un alto grado de fracaso que nos hace pensar que debe existir una revisión y reestructuración de dicho plan. La palabra la tienen los dirigentes y todos los organismos responsables de velar por el buen desarrollo de la actividad.

Cerrando la fecha, la Unión Española confirmó el liderato al vencer a Curicó Unido en un partido complicado para los de Fernando Díaz. Destacaron en el cuadro hispano José Manuel Ajá, jugando en ataque y aportando en la zaga y la calidad que mostró el paraguayo Mauro Caballero en el gol definitivo.

Comentarios

comentarios