Al comenzar la octava fecha de la >Primera A, Unión Española llegaba al estadio Cavancha de Iquique como el puntero exclusivo del Campeonato. Sin embargo el conjunto hispano cayó ante los iquiqueños y cedió la punta del torneo a la Universidad Católica.

De manera increíble, el conjunto de Fernando Díaz fue incapaz de mantener una ventaja de 2 a 0, y en los descuentos del partido, Iquique lo dio vuelta merced a un buen juego colectivo, mucha garra y fallas ostentosas de la zaga hispana.

A tiempo reaccionó Colo Colo en su cancha para derrotar a O´Higgins por 3 a 2 en un buen partido. En la primera etapa, los albos tuvieron la posesión del balón, pero la efectividad en el arco fue de los rancagüinos, quienes lograron irse al descanso en ventaja por 2 a 0 con goles de Juan Fuentes y el segundo obra de Maximiliano Salas, con cierta complicidad del portero Brayan Cortés quien dio un paso demás lo que le impidió evitar que el balón entrara en su pórtico. Con poco, los de Marco Antonio Figueroa complicaban a los de Mario Salas. Colo Colo ofrecía muchos espacios y no se paraban bien en la cancha.

En el complemento cambió la actitud del local, y a los 20 minutos de juego Colo Colo ya lograba la paridad; Gabriel Suazo anotaba en el minuto 49 y Gabriel Costa a los 65: ¿gol de Costa o autogol del portero Miguel Pinto?, lo cierto es que el juez Bascuñán se lo dio al delantero uruguayo.

Clave fue el ingreso de Iván Morales a 15 minutos del final. Cuando el empate era inminente, apareció el sempiterno Esteban Paredes quien agarró un balón del mismo Morales que había rebotado en el travesaño del arco de Pinto y desató la fiesta de la fanaticada que llegó al estadio Monumental David Arellano.

En San Carlos de Apoquindo, se dieron cita Universidad Católica y Universidad de Chile, en una nueva edición del “Clásico Universitario”. El cuadro cruzado aprovechó muy bien el pésimo momento deportivo que vive la “U”, y derrotaron por 4 goles a 0 a un abatido equipo azul, que nunca encontró respuestas futbolísticas para siquiera amagar al cuadro local.

El dominio cruzado fue de principio a fin, salvo por un error de Kuscevic que derivó en la mejor llegada de la visita, pero que Matías Campos López se encargó de desperdiciar solo frente a Dituro. La “U” logró mantener el cero, y así se fueron ambos elencos al descanso.

El complemento fue desastroso para los de Arias, quien no logra dar con el esquema futbolístico que saque al equipo del pozo en que se encuentra.  Lobos, Aued y Fuenzalida dominaban el mediocampo y se proyectaban en ofensiva en forma constante.

Fue así como llegaron los goles: recién comenzado el complemento, Fuenzalida desbordó solo por la derecha y derrotó a Herrera; a los 60 Puch aumentó tras gran jugada colectiva de los cruzados; siete minutos después Riascos entró solo por izquierda y venció a Herrera con un suave remate cruzado; y finalmente Aued cerró la goleada y desesperó a la “U”, con expulsión de Gonzalo Espinoza incluída a 15 del final.

Haciendo un breve análisis de Universidad de Chile en este encuentro, lo cierto es que la zaga se vio constantemente superada y entregó las facilidades suficientes como para que el portero Herrera poco tuviera que hacer ante un equipo cruzado intenso. Campos Toro fue superado todo el partido por Fuenzalida; mal partido de Caroca y un muy mal segundo tiempo de Jimmy Martínez; Pablo Parra pasó sin pena ni gloria como “10” del equipo y un Gabriel Torres absolutamente en deuda. Quizás el más rescatable es Campos López por su entrega y empuje.

En el cuadro cruzado Fuenzalida y Puch fueron una pesadilla para la visita; el equipo de Quinteros se muestra sólido en defensa y mediocampo. Adelante quedó en deuda Sebastián Sáez, aunque el trasandino muestra gran movilidad.

El equipo de la precordillera tiene plantel para luchar por el título y lo refrendó con una gran actuación ante un grande como la Universidad de Chile, que se hunde cada vez más en el fondo de la tabla. Unión La Calera fue otro gran ganador de la fecha, y acecha a la “UC” y a la Unión Española.

Comentarios

comentarios