Hoy hablaremos de Provincial Osorno, señalando que el próximo año todos estaremos atentos al torneo largo de primera división de nuestro fútbol, seremos testigos de qué país se coronará como campeón del mundo, pero un puñado de hinchas de la austral ciudad de Osorno recordarán que en 2018 se cumplirán exactamente 10 años desde que el club de fútbol que los representa cayera a la primera división B aquel 5 de octubre de 2008 en su propio estadio.

Casi 10 años han pasado desde que ésta institución que representa a una de las ciudades más pujantes de nuestro país, que alguna vez disputó la Copa Sudamericana siendo el equipo más austral del mundo en disputarla y que si no fuera por el deplorable arbitraje del cuestionado hasta hoy Patricio Polic (tristemente recordado en la ciudad y en su tiempo declarado visita non grata) en su partido con la Universidad Católica en el Parque Schott, quizás hubiese corrido mejor suerte en la cita internacional.

Provincial Osorno
Provincial Osorno en tiempos de festejos.

Un equipo que fue capaz de mantenerse por siete años consecutivos en primera división, muchas veces jugando de igual a igual con los grandes del fútbol chileno, hoy Provincial Osorno, que sobrevivió a la desafiliación y a la Tercera División de la mano de Marco Millape, el mismo que éste año tras una seguidilla de malos resultados fue desafectado del club, sin agradecimientos y sin recordar que Millape estuvo con el equipo en los peores momentos y que lo llevó a la segunda división profesional donde hoy mira desde abajo como se les escapan los demás equipos a distancias considerables, y falta de sólo 5 fechas para culminar el campeonato de ésta cuestionada división.

Hoy Provincial Osorno, otrora equipo respetado en su barrosa cancha, con una hinchada fiel que se hace sentir y sufre con su “Provi”, ese equipo que fue despojado de su histórica participación en una copa internacional por un árbitro mañoso e inescrupuloso, ese Provincial Osorno que vibraba con sus clásicos con Valdivia y Puerto Montt a estadio lleno, ese Osorno que tuvo técnicos de la talla de Jaime Ramírez, Guillermo Yávar, Fernando “palito” Cavalleri, Jorge Garcés, Manuel Rodríguez Vega entre muchos otros; estos toros de Provincial Osorno ven hoy que la Tercera División está a la vuelta de la esquina y abogan por el milagro de siempre: que otros clubes no les paguen a sus jugadores para salvarse ellos, esto es, salvarse por secretaría. Algo muy básico, para una institución tan grande.

Julio A. Aparicio

 

 

Julio A. Aparicio C.  Licenciado en Educación.

 

 

Comentarios

comentarios