Con la presencia de Emmanuel Macron, el Presidente de Francia, de gran protagonismo en la ceremonia previa al encuentro, saludando afectuosamente a cada uno de los futbolistas que intervendrían en esta final de Copa de Francia, y con un clima digno de un partido definitorio, en el Stade de France, se daba vida a esta desigual contienda entre PSG y Les Herbiers, elenco perteneciente a la tercera división del balompié galo.

Desigual, porque si solamente comparamos el valor de las plantillas de uno y otro, veremos que Les Herbiers, se empina apenas, por los 2 millones de dólares, mientras que el cuadro de Neymar JR., (que vio el encuentro desde el palco, junto a Verratti, ambos lesionados) alcanza a los 540 millones de la moneda norteamericana.

Y desigual, porque a pesar del corto 2 a 0, con que el cuadro de la capital francesa, doblegó al cuadro de la división menor, se trató de un dominio absoluto de los parisinos, a lo largo de los 90 minutos.

Ya a los 5, el argentino Lo Celso, estrellaba su zurda en el palo derecho de Pichot, el arquero de Les Herbiers, desde la medialuna.

A los 8, Mbapé, toma el balón de aire con su pierna derecha, y nuevamente se interpone el vertical derecho para evitar la apertura de la cuenta.

 A los 19, Di María se lo pierde solo, cuando su golpe de cabeza, se va por sobre el travesaño, cuando estaba a un metro del arco. Un minuto después, Lo Celso, prueba nuevamente a portería, y adivinen que, sí, el balón golpea una vez más en ese maldito palo derecho de Pichot, a esa altura para la gente de París Saint Germain.

Cuando parecía que lo del vertical derecho y PSG, se convertía en una maldición, llegó ese tercer intento de Giovani Lo Celso, que es carta fija de Sampaoli, en Rusia 2018, para ahora sí, decretar el merecido 1 a 0, con una zurda ajustada, baja, desde fuera del área, cuando se cumplía el minuto 26 de juego.

No era mucho lo que podía hacer el cuadro de la tercera división francesa, ante el dominio abrumador de su adversario. Daba la impresión, por la gestualidad corporal de sus integrantes, que ya se daban por pagados, al ser actores principales, en la fiesta de Saint-Denis, en una actividad donde lo suyo normalmente, es ser actores de reparto.

De igual manera, la aplicación en defensa, le permitió a Les Herbiers, irse al descanso 1 a 0, sacando de esta forma, la tarea a lo largo de los primeros 45 minutos.

Resultado de imagen para PSG
En Saint-Denis, el PSG se quedó con la Copa de Francia

 Recién comenzada la segunda etapa, Mbapé, colocaba la segunda cifra, después de una serie de rebotes en el área de Pichot. Cuando Les Herbiers, se aprestaba para sacar del medio, vino la revisión de la conquista en el VAR., y los encargados, descubrieron una mano de Marquinhos, antes de que Mbapé, enviara el balón dentro de la portería rival.

Lo que siguió, fueron incontables situaciones de gol, para el cuadro de Unai Emery, (que fue uno de sus últimos partidos al mando de la entidad parisina) dando la impresión, que el equipo que se encontraba en ventaja, fuera perdiendo, por lo decidido que se fue en busca de la segunda anotación, paseándose la pelota por el arco de Pichot, en varias oportunidades.

Cuando parecía, que el fiero sistema defensivo de Les Herbiers, se imponía a los intentos reiterativos de sus adversarios por romper el 1 a 0, llega el penal del arquero Pichot, sobre Edinson Cavani, que el juez del encuentro no titubea en marcar, en el minuto 73.

 Al minuto siguiente, el propio delantero uruguayo, decretaba el 2 a 0 final, con una derecha violenta, a media altura, sobre el palo derecho de Pichot, que adivinó el disparo del charrúa, rozando el balón, pero no siendo suficiente, para impedir el tanto número 70 de Cavani, con la casaquilla de PSG, siendo el máximo anotador del cuadro parisino, a lo largo de su historia.

Con el 2 a 0, se calmaron un tanto los ánimos, y salvo un par de situaciones dilapidadas por el propio uruguayo, o Angelito Di Mariá, y alguna aproximación de Les Herbiers, sobre la portería de los campeones tanto de Copa como de Liga, se llegó al minuto final, que determinaba un nuevo título de Copa de su país, para París Saint Germain, (el cuarto de manera consecutivo, constituyéndose en record para el fútbol de Francia) y el décimo segundo, a lo largo de toda su historia.

Para el final, destacar el espíritu con que afrontaron los jugadores de Les Herbiers, conocedores de sus limitaciones, esta final de Copa de Francia, demostrando una competitividad y una felicidad, por ser parte de esta fiesta, como lo manifestaron al momento de la premiación, cuando fueron a buscar sus medallas de segundo lugar, bailando y todos abrazados, con caras sonrientes, dando la impresión, que querían que ese instante, no se acabe nunca, y dure para siempre.

Comentarios

comentarios