Una vez más falla el entorno comunicacional  de la ANFP y ello con ocasión del bullado caso ocasionado por la negativa de Claudio Bravo de participar en la selección nacional en los partidos  contra Suecia y Finlandia y que sin duda afectan el inicio del trabajo del DT Reinaldo Rueda.

bravoDespejemos un tema a mi juicio central ¿tiene derecho un jugador, en este caso, el capitán de la Selección, de exigir la contratación de un profesional para trabajos específicos en su beneficio y en el trabajo de futuros arqueros?.

Si. Tiene derecho, más aún cuando expresa que los encargados de esta función no lo hacían, a su juicio, en forma eficiente y que incluso, habrían sido responsables de haberle tratado mal una lesión. Cosa muy diferente  es haberla de cierto modo acogido y ACEPTARLA

Consideremos que está petición, además, BRAVO la efectuó reservadamente a quien correspondía y en el momento oportuno. El DT Reinaldo Rueda no sólo recibió está queja sino que se habría comprometido a tramitarla. Y ahí está el problema

Tan cierto es que, no sólo escuchó esta inédita exigencia, sino que la transmitió a la ANFP la  que habría alcanzado a efectuar diligencias para materializarla y ya se habla de ciertos wasaph dirigidos al Julio Rodríguez. Así por lo menos lo ha manifestado y se ha comprobado.

Claudio Bravo ha insistido también en un cierto compromiso de Rueda de darle respuesta a su requerimiento dentro de determinado plazo.

Si así se hubiera iniciado este embrollo, en ese mismo momento el DT Rueda DEBIÓ  RECHAZAR ESTÁ EXIGENCIA DE BRAVO , ENTRE OTRAS COSAS POR DESCOMEDIDAS Y PORQUE AFECTABAN DIRECTAMENTE A LA COMPOSICIÓN DE SU PROPIO CUERPO TÉCNICO siendo él, el exclusivo responsable de su configuración.

El error entonces fue haber dado curso a está exigencia y condición impuesta por Bravo. Con ello mostró cierta flaqueza y debilidad y, de paso, alentó sus  expectativas y su indisimulado deseo de continuar siendo escuchado y considerado como un jugador que impone  liderazgos y criterios.

Si en ese mismo momento el DT hubiera desestimado lo solicitado, por las razones ya señaladas, habría generado un acto de autoridad muy potente y necesario en este complejo momento que afecta a la selección.

Obviamente, en esa misma reunión debió señalarle que confiaba plenamente en las competencias de sus profesionales, y particularmente, de aquellos encargados del trabajo de arqueros.

En la conferencia de prensa, al iniciar su trabajo, Rueda no sólo obvió este tema sino dejó la sensación que su periplo por Europa había sido exitoso y por ende las aguas estaban quietas.

Nadie imaginó lo que estaba sucediendo en las sombras y menos que, insisto,  Rueda ya había involucrado a la dirigencia de la ANFP haciéndola partícipe de un tema que debió ser resuelto en el ámbito del plano técnico por ser de su competencia.

Más inentendible me resulta el haberlo convocado a la selección a sabiendas que era imposible e inconveniente su presencia. Con esta medida acrecentó más el malestar del jugador.

La Directiva de la ANFP debió mantenerse al margen advirtiendo que correspondía a los cuerpos técnicos resolver este y otros temas similares  y limitándose sólo a respaldar, en este caso, lo resuelto en esas instancias y todo ello a través de una declaración oficial.

Hasta el momento el DT REINALDO RUEDA,- quien a mi juicio ,- DEBIÓ dar a conocer  a la opinión pública LO OCURRIDO EN EL ENCUENTRO CON BRAVO Y SUS PORMENORES , -aún  se mantiene en absoluto silencio.

¿Qué culpa tiene Salah en este capítulo.?  A mi juicio ninguna. Y a pesar de ello, ha sido ofendido gratuitamente.