La vuelta de David Pizarro vistiendo la camiseta de Santiago Wanderers no ha sido de la forma que todo porteño esperaba, muy por el contrario, sus recurrentes lesiones lo han mantenido más fuera que dentro de la cancha, situación que para muchos ha sido motivo de críticas. Sin embargo, y aunque parezca obvio, esta maldita circunstancia ha estado muy lejos de su voluntad.

Sin ir más allá, las lesiones nunca marcaron su carrera, pues esta siempre estuvo marcada de una estricta disciplina, una infinita voluntad y un admirable profesionalismo. Pero tras un año desde su vuelta a Valparaíso, sin duda, Pizarro no ha podido satisfacer el anhelo de cada hincha porteño, pues imprevistos lo han alejado de aquel plan, pero podría garantizar que si fuese por él, David ya habría sobrepasado largamente los 100 partidos vistiendo la camiseta verde y rindiendo a gran nivel.

Si nos remontamos al desarrollo de su exitosa carrera, nadie podría discutir que toda familia wanderina fue testigo y cómplice de su larga trayectoria en Europa. Todo porteño celebró sus triunfos, sufrió sus caídas, bailó con pasión nuestra cueca cada vez que convertía un gol, admiró su profesionalismo y lo exhibió ante sus hijos como un ejemplo a seguir.

Tras verlo brillar mil veces en el viejo continente, todo acérrimo hincha del Decano también se convirtió en fiel seguidor de cada equipo italiano e inglés que representó. En los tiempos del “Fantasista” en Europa, en las calles de Valparaíso era muy difícil encontrar camisetas internacionales del Real Madrid o del Barcelona, o de Boca River, como sí suelen verse en masa por las calles de Santiago. Lo que primaba en el puerto eran las camisetas de la Roma y la Fiorentina, que vestían a grandes y chicos, y se vendía como pan caliente en navidad. Nadie podía discutir que este pequeño deportista representaba a toda una ciudad por el mundo.

DavidPizarro cueca

El “Embajador del Puerto” no solo bailó cueca por el planeta y admitió con orgullo ser wanderino en cada rincón, sino también jamás se sintió a ajeno a las necesidades de cada porteño. Fueron tantos los actos solidarios de Pizarro con la ciudad que lo vio nacer, que nadie puede refutar su inmensa voluntad y presencia en los momentos más difíciles de Valparaíso.

“Somos porteños. Estamos sufriendo hoy, pero estoy seguro que nos vamos a levantar como siempre lo hemos hecho. Somos ‘choros’ del puerto, así que debemos tener mucha fuerza. Sé perfectamente lo que es perder una casa por culpa de un incendio”, expresó Pizarro en abril de 2014 en una grabación, tras el gigante incendio que afectó a Valparaíso. Además, en aquel video hizo donaciones y emitió un llamado a la dirigencia de Wanderers a abrir las puertas del estadio de manera gratuita a los hinchas damnificados por el siniestro.

pizarro incndio

Pasaba el tiempo, y esta fidelidad de cada hincha, acompañando a David a la distancia, se fue traduciendo en una pregunta que siempre se repitió: Cuándo volverá el hijo pródigo a defender al equipo que lo vio nacer. Sin evadir a esta incógnita, la respuesta desde Europa llegaba de manera directa, desde la misma boca de Pizarro, quien siempre afirmó que retornaría a su querido Wanderers para culminar su carrera, pero lo quería hacer en plena vigencia futbolística, de manera de ser un aporte y dejar una huella deportiva.

Bueno, llegó aquel momento, y ya se ha cumplido un año desde su retorno definitivo al país. Logró un hito histórico siendo Campeón de América con la Selección Chilena, y de ahí en más volvió a vestir de verde, haciendo realidad uno de sus máximos anhelos.

Como le expusimos al comienzo, hoy podemos concluir que su regreso ha estado exento de éxitos deportivos, sin embargo, a la luz de lo expuesto, nada le debemos reprochar. David ha dibujado el nombre de Valparaíso en cada cancha del mundo que visitó, siendo seguramente junto a Elías Figueroa, el hijo más trascendente que ha tenido el club en su historia… ¿Qué le podemos pedir?

PIZARRO SW

Irónicamente ‘Pek’ dijo hace un tiempo que “a lo mejor Chile me está haciendo la desconocida”, en referencia a la mala fortuna que ha tenido durante este tiempo. Y por otro lado lo lamenta: “Cuando decidí volver la idea era otra. Lo que me ha pasado ha sido frustrante, y la idea no es generarle problemas al equipo de mis amores”.

Ya Pizarro ha vuelto y lo intentará una vez más. Se puso la 10 enfrentando a Deportes La Serena en el inicio de Copa Chile, ha sido uno de los líderes en las demandas del Sifup colaborando con las necesidades de sus colegas, y puede ser el comienzo de nuevas páginas bañadas en Verde vistiendo la camiseta del club que ama.

Es de esperar que así sea y que las energías estén del lado del líder deportivo más grande que ha tenido Valparaíso en las últimas décadas. Que, de quien exista o dependa, haga su buena voluntad en él. Pero, de lo contrario, si no llega a ocurrir caturros… Nada, pero nada se le puede pedir ni menos reprochar a alguien que ha hecho todo por la ciudad.

Pasión en Verde muchachos… en las buenas y en las malas. Más vale ser un agradecido hincha porteño, que un ingrato sin memoria de quien tanto entregó.

David Pizarro, es oficialmente presentado como nuevo refuerzo de Santiago Wanderers.

Nelson Osses, periodista.

Fotos: Agencia Uno.