La noticia sorprendió en el mundo del boxeo, luego de un 2019 en que destacó como uno de los mejores púgiles del año, el ahora excampeón chileno peso ligero, Cristián Olivares anunció su retiro del boxeo profesional por problemas de carácter personal y familiar.

Un anunció inesperado y que echó por tierra los planes que existían para dicho cinturón, entre ellos, una pelea ante el experimentado púgil santiaguino Óscar Bravo o incluso una revancha ante el iquiqueño, Patricio Carrión.

Ahora con Olivares fuera, queda rearmar el panorama de la categoría, que ha sufrido muchos trastornos durante los últimos años y que incluyen lesiones, o defensas que no se pudieron efectuar por no cumplir con el pesaje.

Se abre la ventana para Óscar Bravo

Bravo hace años que viene persiguiendo una oportunidad para capturar el cinturón de campeón nacional peso ligero. El púgil de Santiago obtuvo al comienzo de su carrera el título chileno de peso super pluma, pero el ligero nunca lo ha conseguido.

Ya hace un par de años desafió al entonces campeón Hardy Paredes, pero las lesiones que afectaron al púgil sureño impidieron que dicho combate se pudiese realizar. Luego Bravo privilegio su carrera en Estados Unidos lo que impidió que pudiese pelear por el título.

Carlos Díaz al momento de coronarse campeón de Chile.

Ya de vuelta en Chile y con un nuevo campeón como Cristián Olivares, Bravo volvió a presentar un desafío el cual fue aceptado y declarado mandatorio por la Comisión Nacional de Boxeo. Pero nuevamente una lesión, en este caso de Olivares, impidió que se realizara la pelea.

Entonces se mandató un combate de carácter interino, pero que ahora será por el título regular, para el que aparecen dos opciones principalmente: el exaspirante Patricio Carrión y el excampeón Carlos Díaz.

La intención inicial, de acuerdo a fuentes consultadas por Faro Deportivo, es concretar una pelea entre los dos primeros del ranking, Bravo y Carrión, pero eso dependerá de la posición que adopte el equipo del iquiqueño que tendría ya un cronograma planificado para la primera parte de 2019 donde no aparece contemplado un combate con el santiaguino.

Bravo estuvo entrenando en el gimnasio de Floyd Mayweather.

Ante la posibilidad que esa pelea no se firme, aparece el excampeón Carlos Díaz, quien, recordemos, no perdió en el ring dicho cinturón, sino que en la báscula, al no dar el peso en su primera defensa ante Ricardo “Ventarrón” Vera.

Esta opción aparecería como más factible, he incluso, de acuerdo a nuestras fuentes ya estaría en un 90% concretada. En ese sentido, la intención sería realizar dicho combate en el mes de febrero o a más tardar en marzo.

Paredes, Medina, Vera y Patricio Bravo opciones a futuro

Otros boxeadores que, probablemente, levanten la mano para solicitar su oportunidad una vez que este más claro el panorama son Hardy Paredes y Héctor Medina. Ambos aquejados por lesiones en el último tiempo, siempre se han mostrado dispuestos a pelear por una oportunidad titular.

En el caso de Paredes, ya manifestó el osornino a través de las redes sociales su intención de pelear por el título luego de la victoria de Olivares ante Carrión, aunque, consciente de su desventaja a nivel físico, espera recuperarse 100 por ciento de sus lesiones antes de anunciar su regreso a los rings.

Hardy Paredes quiere recuperar su cinturón pese a las lesiones.

Por su parte Medina, iba a pelear una especie de eliminatoria titular ante Carlos Díaz, pero un recrudecimiento de la lesión que sufrió ante Ramón Mascareña impidió que se concretara dicha pelea.

Además no podemos descartar nombres como Ricardo Vera y Patricio Bravo, quienes, a pesar de sus últimas derrotas, siempre se han mostrado dispuestos a pelear independiente de las condiciones. En el caso de Vera dando muy buenos combates y espectáculos como los que protagonizó ante Juan Jimenez y el propio Óscar Bravo.

Comentarios

comentarios