Matías Medinilla, nuestro “partner” de Balonmano a tus pies, realiza un análisis de la participación sudamericana en el Mundial de Georgia, quer señalemos ganó Francia, superando a España en la final.

Matías Medinilla
Francia campeón

“Tanto Argentina como Brasil tuvieron la mala fortuna del ingreso de Polonia por la deserción de Venezuela en el grupo C. Este hecho cambió el panorama de la zona, ya que la “vinotinto” podía ser un rival más accesible de cara a la clasificación a los octavos de final. Además, algunos chicos de la “albiceleste” se intoxicaron y ello aumentó más la dificultad.

Sin embargo no son excusas, ya que de todas maneras Argentina no estuvo en su mejor nivel, como sí lo había hecho en el Panamericano.

Si bien defendió fuerte y Santiago Giivagnola demostró una gran actuación en el arco, la selección argentina cometió errores en el ataque  y no concretó en el posicional en la fase de grupos.

A los partidos con Corea (finalmente líder de la zona) y Croacia llegaron con derrotas “al hilo”, cansancio físico y con pocas chances de pasar de ronda, suceso que anímicamente influyó.

Sin embargo y,  a pesar de haber sido eliminados, mantuvieron la mentalidad de terminar lo más arriba posible derrotando a México y luego a Bahrein, rival con el que habían perdido los dos amistosos previos.

Matías Medinilla
Argentina no tuvo buenos resultados

Por el lado de Brasil, me preocupó su bajo rendimiento. El Balonmano latinoamericano creció y se emparejo el nivel en estas cámadas de inferiores (juveniles y Juniors ), pero también la “verdeamarela” disminuyó el poderío colectivo respecto al seleccionado mayor. Individualmente son buenos jugadores pero no son los mismos que “intimidaban” cuando había que enfrentarlos.

Quizás sea el problema interno que vive la Confederación o simplemente es una mala racha y solo necesitan ganar experiencia internacional. El tiempo lo definirá.

Por último, y no por ello menos importante, el análisis que hago de Chile es muy positivo porque, a pesar de enfrentar un grupo más accesible en los papeles, sus jugadores y cuerpo técnico quedaron en la historia con la victoria ante Georgia, y su posterior clasificación a la fase de grupos, logro que ninguna otra selección alcanzara.

Lamentablemente luego le tocó enfrentar a Francia (potencia mundial) y a Polonia; rival siempre peligroso.

Sin embargo, ¿quien le quita a estos chicos el privilegio de estar entre los 16 mejores equipos del mundo?.

 

 

Por: Matías Medinilla

 

 

 

Comentarios

comentarios