Después de su ajustado triunfo ante su similar de Bolivia por 2 goles a 1, la Selección chilena sub 23 continúa su preparación para el inminente comienzo del torneo Preolímpico en una semana más.

Los dirigidos de Bernardo Redín que tuvieron una accidentada preparación por la negativa de los clubes para facilitar a sus jugadores, jugaron su primer amistoso internacional tras el disputado en Brasil en septiembre pasado y las conclusiones y sensaciones fueron buenas y acrecientan el ánimo de los jugadores y cuerpo técnico.

Con la supervisión de Reinaldo Rueda y en las instalaciones del Deportivo Cali la Roja espera su viaje a Pereira, el lunes 13 para el debut del próximo 18 de enero frente a Ecuador, en el estadio Hernán Ramírez, en un grupo que además integran Venezuela, Argentina y Colombia.

El Director Técnico Nacional aclaró que no interferirá en el trabajo de Redín y que su misión es observar en terreno algunos jugadores para la selección adulta.

“A pesar del tiempo perdido por las razones por todos conocidas los jugadores tienen todas las condiciones para llegar bien al debut. El centro de entrenamiento nos brinda todas las garantías en la parte logística, en la parte de infraestructura física, en la alimentación, descanso y recuperación. Está todo lo que se requiere”.