stamos ad portas de una nueva versión de los juegos olímpicos en la era moderna, la posibilidad de obtener una medalla es absolutamente remota.

En el deporte lo importante es competir

Participar en unos Juegos Olímpicos debe ser una de las máximas satisfacciones que un deportista chileno puede desarrollar durante su carrera, sin embargo, ¿cuál es el propósito de esta asistencia?

Chile forma parte de la OCDE, como tal y es un valor interesante ser miembro de esta instancia nos permite realizar mediciones con la primera división del mundo en muchas instancias: desarrollo: salud, economía, educación, ingreso per cápita, comprensión lectora y matemáticas, medio ambiente, etc.

¿Qué lugar ocupa Chile es estos índices?, en general nos localizamos en la parte baja de la tabla de posiciones, casi como un equipo ascensor que sube y baja cada temporada, bastante alejados de los países desarrollados.

juegos 1

En el deporte, lo importante es ganar

Es natural para cualquier competencia deportiva el deseo de obtener la victoria o al menos un lugar entre los tres primeros, nuestra competitiva sociedad funciona por el estímulo del triunfo que es el combustible que la nutre cada día.

Cómo no alegrarse por las victorias del fútbol, y recién este fin de semana en la arenosa arcilla iquiqueña con la obtención del paso al repechaje mundial ,por un cuarteto de jóvenes jugadores que ocupan lugares bastante secundarios en el concierto del tenis profesional, que fueron capaces de vencer a un equipo colombiano mejor aspectado.

El handball logra una histórica clasificación al mundial de su especialidad, los voleibolistas no alcanzan a clasificar a los juegos olímpicos y si obtienen victorias en el torneo preolímpico, como ellos muchos de los atletas chilenos, a base de esfuerzo, perseverancia y gran compromiso, logran resultados que les permiten competir en las principales ligas y, de esta manera, acercarse a los mejores en sus respectivas especialidades.

juegos 2

Los triunfos se cuentan con los dedos de una mano

¿Cuántas son las victorias obtenidas por atletas chilenos en torneos de la mayor jerarquía?, escasos, dos medallas de oro en Grecia 2004 por profesionales de primer nivel del tenis, una de bronce en fútbol con el invaluable aporte de los mayores de 23 años, Iraurrizaga en Seúl contra todo pronóstico, y otras pocas perdidas en el tiempo, cuando esos eventos eran realmente de categoría amateur, sumando 13 medallas en total (2 de oro, 7 de plata y 4 de bronce).

Ese es uno de los aspectos que como país es necesario abordar parta definir os caminos a seguir, ¿qué tipo de deporte interesa promover?, ¿qué valores y efectos tienen en la sociedad?, y ¿qué espera ella?, en un país que no dispone de los recursos en las magnitudes que requiere la alta competencia, y con urgencias de prestaciones sociales bastantes más importantes como factores para mantener la paz social.

Las condiciones en que se realizó la serie en Iquique fueron deplorables, y la conclusión se repite, nuestro país no dispone de infraestructura mínima para responder a las exigencias de un torneo del prestigio de la Copa Davis, y ello también aborda una cuestión de dignidad para la práctica deportiva.

juegos 3

Lo mencionaron Neven Ilic y Gonzalo Lama, si al fútbol el Estado lo provee de recintos que califican para torneos de primer nivel, por qué a los otros deportes no se les considera o bien deben esperar años para que esto se concrete, el tenis pide tres centros de primer nivel para promover su práctica masiva y como estrategia desarrollar los nuevos talentos y asegurar el recambio.

Los de Handball plantean lo mismo, para poder participar con posibilidades la primera competencia está en el propio país y consiste en poder utilizar la escasa infraestructura de nivel que tenemos en disputa con las otras disciplinas, por algo a Tomás González lo ayudó Farkas con la adquisición de su equipamiento y el Estadio Manquehue facilitó las instalaciones, el blondo filántropo ha hecho lo mismo con otros deportistas, y se vuelve recurrente que ante una necesidad como patines las súplicas se dirijan a su desinteresada generosidad.

El salto al profesionalismo

Con justa razón, y no menos derechos, los deportes con escaso arraigo popular critican al fútbol y las prebendas con que este se desarrolla, cuenta con inversiones públicas millonarias que facilitaron la realización de campeonatos de primer nivel: mundiales femeninos, sub 17 y Copa América.

El problema no está en la infraestructura del fútbol, más bien en la inequidad que la desigual distribución de recursos genera para las otras actividades. Suponiendo que el talento deportivo está correctamente distribuido en la población chilena, cada niño podría de acuerdo con sus talentos, soñar con desarrollar exitosamente una carrera en alguna disciplina, dedicarse y tene una vida digna.

juegos 4

El juego y el deporte son instancias que generan significativos beneficios sociales, los ídolos positivos son modeladores de conductas, referentes de esfuerzo y disciplina, la práctica mejora los indicadores de salud física y mental, el trabajo conjunto potencia las relaciones sociales, en resumen, una gestión profesional tiene como destino solo generar beneficios, públicos y sociales ampliamente sostenibles en el tiempo.

¿Qué se necesita para dar ese paso y con el ello el salto definitivo?, profesionalizar la gestión deportiva en cada uno de sus niveles, y este no es un concepto que se utilice en oposición al amateurismo.

Tomando como ejemplo la última serie de la Copa Davis, generan socarronas sonrisas los impertinentes comentarios del Chino Ríos y su mayor vergüenza en el Tenis, una cancha impresentable, llena de “eventos” y que a juicio de ambos capitanes, si el chileno y el colombiano, ponían en riesgo la integridad de los jugadores.

juegos 5

¿Por qué se implementa una sede que es incapaz de asegurar condiciones mínimas adecuadas?, y esto en el Tenis no es nuevo, los técnicos lo reiteraron, contar con una cancha apta requiere de tres semanas de trabajo desde su habilitación, no se hizo y como se ganó a los cafeteros esta condición recurrente pasará a formar parte de la estadística, como lo fue anteriormente.

Profesionalismo es Planificación, es Comunicación, es Coordinación, es Trabajo en Equipo, es contar con Objetivos, Plazos, Recursos, Actividades, Tiempos y Responsables que se hagan cargo de las promesas, y que además Evalúen los resultados obtenidos, no solamente una victoria circunstancial que es necesario y sano festejar, y especialmente las condiciones que es imprescindible asegurar para sostener en el tiempo los resultados exitosos.

Rio 2016, vamos más que a competir

Observar los desempeños de muchos atletas chilenos permite reconocer conceptos como ciclos de competición, procesos de mejoramiento continuo y nuevas metas, las cuales nos entregan importantes lecciones.

Revisemos algunas, habiendo clasificado a juegos anteriores, lo que importa ahora es mejorar las marcas personales y la ubicación al final de la competencia, en otras palabras, cada atleta y su equipo técnico sabe a lo que va y declara una expectativa medida como logros a ser alcanzados.

El sistema de financiamiento sujeto a resultados y la organización de los deportistas, son dos claras señales de la profesionalización del deporte, sin recursos es casi imposible consolidarla y desde quienes lo practican está la convicción de desplegar toda su energía y asegurar esas condiciones materiales requeridas.

Al mismo tiempo, en el plano dirigencial el Comité Olímpico en un trabajo metódico y de bajo perfil, desarrolla una gestión que busca expandir este modelo a todas las federaciones, con férreos controles y auditorías para garantizar uno de esos pilares que es la rectitud de los procedimientos.

Posiblemente falte algo de tiempo para que en cada ciclo como el de Río los atletas chilenos alcancen la gloria del olimpo, las señales que estamos recibiendo van bien encaminadas.