Con siete ganadores diferentes, de siete equipos diferentes, en las siete carreras que se llevaban disputadas en el correr de esta quinta temporada, el Campeonato FIA Fórmula E llegó a París, para la disputa de la octava fecha de su calendario 2018/2019, la que se desarrolló bajo una persistente lluvia y donde «sorpresivamente» el holandés Robin Frijns se alzó con su primer triunfo en Fórmula E.

Oliver Rowland encabezaba la fila india que se formaba detrás del auto de seguridad, debido a que el comienzo de la competencia se hizo con los autos en movimiento, por causa de las condiciones de humedad que tenía el piso del circuito.

Poco duró Rowland en la vanguardia del E-Prix, porque chocaba, dejando el liderazgo de la competencia en manos de Sébastien Buemi, mientras Frijns se colocaba como escolta, seguido por Felipe Massa.

Buemi se veía obligado a ceder la delantera de la carrera al tener que ingresar a boxes por un problema técnico, por lo que Frijns heredó el liderazgo, escoltado por André Lotterer, quien había logrado superar a Massa.

La fuerte lluvia, sumada a la caída de granizo, obligó a las autoridades de la competencia a neutralizar la carrera, colocando la bandera amarilla en todo el circuito, marcando velocidad reducida para los autos.

La carrera se relanzó faltando 23 minutos para el final, pero por una incidencia entre Rowland y Alex Sims, se produjo otra neutralización.

Cuando solamente faltaban dos minutos para el banderazo final, se reinició la carrera. Frijns pudo mantener el liderazgo llegando así a su primera victoria de la temporada, escoltado por Lotterer. Daniel Abt completó el podio. Lucas di Grassi terminó en la cuarta posición.

Robin Frijns es el nuevo líder del campeonato, con 81 puntos, su perseguidor es  André Lotterer  80 unidades.

Posiciones

La próxima carrera será el 11 de mayo en Mónaco