Tener el balón no significa dominar el partido. El constante y poco variado ataque de los Pumas no le hicieron daño a una ordenada y disciplinada defensa galesa que se plantó con fuerza en el Estadio Bicentenario de San Juan. Los dragones supieron aprovechar sus oportunidades y se llevaron el encuentro por 23 a 10.

El espectacular momento que viven los Jaguares en el Super Rugby, con seis victorias consecutivas, aumentaban las expectativas de lo que podrían hacer prácticamente los mismos jugadores, pero con la camiseta albiceleste.

Emiliano Boffelli atacando

Pero fue muy poco lo que demostraron los dirigidos por Hourcade quienes marcaron su único ensayo al final del encuentro. Y es que la fórmula fue siempre la misma y al parecer los galeses los tenían muy bien leídos: Con maul desde el line o mandar en punta a De La Fuente por el centro de la cancha.

Los argentinos parecían perdidos, sin ideas, nublados ante esa muralla roja que no daba chances ni espacios. No se vio la garra de Crevy ni tampoco la potencia de Matera. Esos que hicieron celebrar a un país entero con espectaculares actuaciones ante equipos de primer nivel del Super Rugby.

Ramiro Moyano siendo tackleado por la defensa galesa

Nico Sánchez supo aprovechar un penal entrando el partido pero fueron los únicos 3 puntos que verían en la primera mitad. Los dragones, por su parte, con un equipo con varios suplentes, esperaron con calma su oportunidad. Primero apoyaría James Davies tras un espectacular offload de Amos, y luego, con una jugada de una fase, George North marcaría sin problemas a un costado de la hache.

El segundo tiempo no cambió mucho. Los trasandinos tenían el balón pero no hacían mucho con él. Hubo minutos que los galeses, solo defendiendo, ganaban más territorio que los Pumas. El premio a la constante búsqueda, llegaría con un try de Tomás Lezana a tres minutos del final para dejar el marcador 10 a 23 a favor de los europeos.

Agustín Crevy defendiendo

Bajo primer partido del seleccionado argentino en esta ventana internacional, que deberá trabajar durante la semana para ver cómo supera la defensa roja, porque jugará su segundo test ante los galeses, el próximo sábado, en Santa Fe.

Comentarios

comentarios