Un partido sorprendente. De nivel mundial. La visita de Inglaterra a Ellis Park ha sido, sin lugar a dudas, uno de los mejores enfrentamientos de los últimos años. Sudáfrica pudo revertir un partido que recién a los 16′ se veía prácticamente perdido. Los locales terminaron por sacar su alma guerrera para alcanzar la victoria por 42 a 39.

Sudáfrica jugaba su segundo partido de esta ventana internacional. Habiendo perdido contra Gales hace casi una semana, su entrenador Rassie Erasmus decidió parar un equipo totalmente distinto. 14 cambios hizo para enfrentar a los ingleses quienes llegaban con el objetivo de revertir su irregular año luego de terminar quintos en el 6 Naciones.

El ataque de Siya Kolisi, el primer capitán negro del seleccionado sudafricano.

Con tries de Elliot Daly, Mike Brown y Owen Farrell, los de la rosa fueron imparables en los primeros 15 minutos. 24 a 3 marcaba el marcador mientras que los sudafricanos se miraban sin entender qué tromba les estaba pasando por encima. Con jugadas muy frontales y con varias fases antes de llegar al ingoal contrario, hacía parecer que Inglaterra se llevaría el partido cómodamente.

Pero los locales, comandados por Siya Kolisi, el primer capitán negro del seleccionado sudafricano, y de su medio scrum, Faf de Klerk, comenzarían la trabajada remontada, punto tras punto.

El medio scrum sudafricano, De Klerk, jugando el balón.

A los 20′ comenzaría otro partido. Los de verde parecían imparables. Sus fowards ganaban grandes metros en cada embestida ante una defensa blanca que todavía confiaba con el marcador a su favor. Con tries de De Klerk, Nkosi por dos y también del experimentado Willie le Roux finalizando el primer tiempo, le permitió a Sudáfrica irse al descanso 29 a 24 arriba. Inglaterra no entendía nada.

Los locales no soltaron la iniciativa comenzando la segunda mitad. A pesar de que la intensidad del partido bajó, los Springboks aumentaron su ventaja con dos penales y un ensayo de Dyanti (39-27).

Inglaterra logró despabilar en los últimos 20 minutos donde se apoderó del balón. Con el marcador y el reloj en contra, los tries de Itoje y May solo le agregarían sabor y dramatismo a un partido que quedará para el recuerdo. Sonrisas para los Boks que lograron la victoria (42-39). Y sonrisas, también, para los fanáticos de la ovalada, por ver un verdadero prólogo del mundial de Japón 2019.

Willie le Roux celebrando su try.

Fotos: Springboks

Comentarios

comentarios