Un mes completó en Sao Paulo la seleccionada nacional de natación Macarena Quero, quien entrena en Brasil con la ilusión de lograr las marcas para nadar en Río 2016 en los 50 y 100 metros libre.

La oriunda de Angol cumple día a día con un exigente programa de entrenamiento en un concentrado que es dirigido por el récordman de natación paralímpica y entrenador del seleccionado brasileño Felipe Domínguez.

En abril próximo se disputará en Sao Paulo un torneo clasificatorio y allí la campeona parasuramericana buscará timbrar sus pasajes para los que pueden ser sus segundos Juegos Paralímpicos.

En la pileta paulista, Quero debe bajar los 29,8 en los 50 libre y el 1,04 que le exigen en los 100 libre. La meta, según asegura, se ve posible, aunque le ha costado entrenar solo en pruebas de velocidad.

“Yo estaba entrenando pruebas más largas y me he tenido que ir acostumbrando. El trabajo ha sido muy intenso, muy específico y de mucha técnica” dice desde Brasil la nadadora nacional.

Tras actuar en Beijing 2008, la seleccionada chilena espera en Río repetir su máxima participación paralímpica “Clasificar significaría que todavía tengo mucho por hacer. Sería como volver a creer más en mi, pues sería el acontecimiento más grande de mi carrera”

En las últimas mediciones, Macarena Quero marcó 31,4 en los 50 libre y 1.08 en los 100 libre. Ganas tiene de sobra y tiempo para mejorar también.