Portugal, Argentina y Brasil, selecciones que contaban con las máximas figuras o estrellas del fútbol mundial abandonaron prematuramente el máximo torneo que se lleva a cabo en tierras rusas. ¿Hubo un fracaso total de sus individualidades? ¿Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Neymar eran las figuras que estaban casi obligadas a brillar en este Mundial? Sobre la primera interrogante no estoy tan seguro que estos tres grandes jugadores hayan fracasado, es más, sus incuestionables jerarquías individuales continúan, a mi juicio, intactas.

Por cierto que la respuesta a la segunda interrogante es que indudablemente ellos estaban llamados a brillar y las expectativas sobre sus hombros eran muy altas. Ronaldo, Messi y Neymar mostraron a cuentagotas su jerarquía, sin embargo esa jerarquía no fue del todo capaz de traspasarse al colectivo y viceversa, los equipos en cuestión tampoco supieron aprovechar al máximo la presencia y aporte que estos tres jugadores de excepción podrían haber regalado al funcionamiento de sus selecciones.

Cristiano Ronaldo tuvo un inicio mundialista sencillamente brillante, con tres tantos que le permitieron a Portugal salvar un empate frente a España, y en el segundo encuentro el capitán portugués logró el gol del triunfo ante Marruecos, pero a partir de ese momento no pudo volver a demostrar su jerarquía ni frente a Irán ni en octavos de final frente a los uruguayos.Cristiano corre por todo el frente de ataque.

Se mueve por derecha, por izquierda, por el medio. Nunca le hacen marca personal. Su exuberancia física le da un plus más, más allá de sus virtudes técnicas. Es el mejor jugador de Portugal y quizás de la historia de los lusos, peleando este cetro palmo a palmo con Eusebio, La Pantera de Mozambique, un jugador exquisito.Portugal es Cristiano Ronaldo y 10 más, sin ser peyorativos.

Resultado de imagen para cristiano ronaldo

El excelso futbolista de Real Madrid es el dueño del equipo, se lo pone al hombro siempre, incluso luego de errar un penal como sucedió contra Irán. Es el futbolista con más marketing del mundo, uno de los más odiados por todos debido a una forma de ser soberbia que quienes lo conocen bien dicen que no es así. El equipo no lo acompañó y Cristiano no juega solo. El técnico Santos apostó por el juego colectivo, pero Cristiano fue de más a menos y sin duda esto afectó al equipo.

Lionel Messi, que quería poner fin a su maleficio con la Albiceleste, no brilló. Se le vio, como a todo el equipo de Jorge Sampaoli, sin chispa. Tan sólo pudo marcar un tanto ante Nigeria en el último duelo de la fase de grupos que permitió a los argentinos clasificar a octavos de final no sin grandes apremios. Argentina fue un equipo que sufría, un equipo ansioso. De cada elección posible siempre se optaba por la más rápida que es, en la mayoría de ocasiones, la menos favorable.

Se aprecia un grupo que denota ansiedad en todos y cada uno de los futbolistas. También en Messi. Los argentinos juegan claramente tensionados y ello les hace rendir muy por debajo de su nivel medio. Nadie duda del liderazgo de Messi en Argentina. Sampaoli lo resaltaba a cada conferencia y sus compañeros lo buscaban siempre. Pero precisamente porque todo el mundo tiene claro quién es la referencia, las vigilancias rivales sobre él son exageradas.Nunca Messi estará libre al primer o  segundo movimiento entre las laterales de modo alternativo para cubrir bien los espacios.

Resultado de imagen para messi

Esto es lo que el juego albiceleste no entiendió. Para llegara al diez se tiene que crear una línea de pase que, de entrada, no existe. Y esto no es posible sin paciencia y “pases engañosos”. Todos los futbolistas argentinos buscan la conexión con Messi cuando levantan la cabeza pero no insisten en ello. La jerarquía de Messi es incuestionable pero no brilla en una selección que estuvo perdida y esto contagió al crack argentino.

¿Ha sido Neymar la gran decepción del Mundial?  Neymar abandonó Rusia sin haber cumplido su propósito de alcanzar el trono de Messi y Cristiano Ronaldo. Peor aún, perdió su carácter distintivo por su constante exposición en los medios y las redes sociales, por sus polémicas con rivales o exjugadores.

No ha habido ningún día en el Mundial en el que no se debatiese sobre el juego del atacante de la Canarinha. Primero, por las dudas que dejaba su estado físico. Luego, por las quejas que provocaba cada vez que se retorcía sobre el césped tras recibir una entrada. Neymar, sin duda, tiene jerarquía y talento pero lo demostró muy poco en el campo de juego. Neymar lo intentó en varias oportunidades, tiene una gran entrega.Pero lo que está claro es que no ha sido el líder que Brasil esperaba.

De hecho, el propio Tite, al que le gusta rotar la capitanía, no confió en él para llevar el brazalete. Thiago Silva y Joao Miranda, en dos ocasiones cada uno, más Marcelo fueron los elegidos. Neymar fue protagonista de imágenes insólitas: el único jugador al que le han “quitado” un penal cobrado después de ver las imágenes (contra Costa Rica) y, frente a Bélgica (partido que Brasil mereció mucho más), fue el propio Neymar el que le pidió al árbitro MiloradMazic que no recurriese al VAR después de fingir una caída en el área, al exponerse a una amarilla que le hubiese apartado de las semifinales.

En este Mundial Neymar fue, lamentablemente, el rey en las redes sociales, protagonista de la mayoría de las bromas que han circulado durante el torneo. Demasiado superficial para un jugador de su gran jerarquía.

Los números de Tite lo avalan. El entrenador de 57 años fue capaz de sacar a Brasil de una de sus peores crisis futbolísticas, Clasificó a Brasil con una espectacular racha de vistorias y le devolvió el cartel de grandes favoritos. Siempre que un técnico consigue hacer el trabajo en un tiempo mayor se desenvuelve mejor.

Sin duda Tite merece otra oportunidad pues este Brasil, ya está dicho, mereció mucho más y el castigo fue terrible para ésta selección en la que la mayoría cifraba todas las esperanzas de llegar a lo más alto del fútbol mundial.

Resultado de imagen para neymar

Comentarios

comentarios