Dando por finalizado los campeonatos de la A y la B sin ascensos ni descensos, el mayor perjudicado es Santiago Wanderers, quien quedó como líder de su categoría, pero no podrá subir al fútbol de honor.

Los dirigidos por Miguel Ramírez destacaron en un torneo disputado, donde varios elencos dieron la pelea por el primer lugar. Los porteños sólo estaban a tres puntos del segundo, La Serena, con sólo tres fechas por disputar.

Las estadísticas que registró el equipo de la V región en los 27 encuentros jugados: ganó 13, empató y perdió en 7 ocasiones, obteniendo 40 goles a favor y 26 en contra.

Otro de los elencos perjudicados es San Marcos de Arica, quien lideraba la tercera división profesional.

Ante esta situación los «Panzers» no se han mantenido al margen y han manifestado su descontento por redes sociales, adelantando que ira manifestarse a la sede de la ANFP. Las razones para determinar un campeón en Primera A y no uno en la B, según las ANFP, son que la primera división del fútbol debe resolver la participación en las copas internacionales de los equipos, no así en la segunda.