Se sintió como en casa es el título de nuestra columna, y dice relación con la visita del Santo Padre a nuestro país, que disparó nuestra imaginación y nos invitó a escribir algunas palabras, sobre su estadía en Chile y su relación con el fútbol.

El problema que nos autoimpusimos voluntariamente, era, como uníamos nuestra función, con un tema que no sale habitualmente en este periódico digital, dedicado fundamentalmente a difundir cada actividad deportiva que se realice en cualquier punto del planeta.

La interrogante que nos planteábamos una y otra vez, era, a título de qué, debería el Papa Francisco, protagonizar una nota de “FARO DEPORTIVO”, esto, ante la cercanía que mostró con nuestro país, nos movilizó por aquí y por allá, para rebuscárnosla  y encontrar una solución al dilema planteado por nosotros mismos. No alcanzaba que Jorge Bergoglio, fuera hincha fanático de San Lorenzo, para ingresar al “FARO”.

casa
El “Chavo” Fucks hablando con el Papa Francisco

La llave que nos abrió la imaginación para incluir al Sumo Pontífice, en este informe, ocurrió hace aproximadamente dos semanas, cuando el periodista deportivo  argentino, de la cadena internacional Fox Sports, Diego el “Chavo” Fucks, tuvo la oportunidad de hablar con Francisco, 2 minutos en Roma, en los que en esos 120 segundos, el periodista le nombró la lineación desde el arquero, del San Lorenzo campeón del 46, cuando el “Chavo”, completaba la defensa, lo invitó a terminar la formación, y el Papa sin titubear, continuó, con Grecco, Colombo, Imbelloni, Farro, Pontoni, Martino y Silva.

Por supuesto, que la nota no nos dejó indiferente, pero continuamos con nuestra rutina. Junto con el arribo del Papa Francisco a nuestra tierra, nos percatamos de entrada, que esta, no era una visita más a una nación cualquiera, producto de la empatía que pudimos observar, que estableció con cada individuo con el que interactuó. Tampoco, nos dejamos llevar por la información internacional, que a manera de resumen, titulaban la visita del sacerdote argentino, como “la visita más difícil de Su Santidad”.

Sin embargo, como decíamos, desde que el Papa tocó suelo chileno, lo notamos a sus anchas, como si estuviera recorriendo las calles de Buenos Aires. Por supuesto, que la temporada que residió en nuestra patria, el año 60, colaboró en gran medida, para reencontrarse con lugares y gente, que no le era desconocido, para nada.

Desde aquella Copa Libertadores  del año 90, que emparejaba a San Lorenzo, con Católica y el Coquimbo Unido del “Negro” Sulantay, en primera fase, y que tuvimos la suerte de cubrir, en su duelo con los cruzados en San Carlos de Apoquindo, que no se nos olvidó más, su mística en esta clase de encuentros. Sólo para graficar lo señalado, mientras los 11 titulares realizaban el calentamiento previo, al encuentro con la UC., estos, eran alentados por los 6 o 7 suplentes, no recordamos bien, con cánticos de barra argentina y dos de ellos, con instrumentos en sus manos, como un bombo y una matraca. Nunca vimos algo igual hasta la fecha.

Con la llegada del nuevo milenio, se cristalizó el sorpresivo arribo de Manuel Pellegrini al equipo del Papa. Justo en ese momento nos fuimos a vivir a un lugar donde existía la cadena TyC Sports, que transmitió todos los encuentros que jugaba el ciclón, en aquel imborrable Clausura del 2001, salvo, en los duelos con los 5 grandes, cuyos encuentros, se transmitían como el clásico del domingo, en la cadena internacional Fox Sports.

casa

Entonces, estamos en condiciones de aseverar, que fuimos testigos desde el minuto cero del ingeniero con los gauchos de Boedo, hasta su consagración, con un Gasómetro lleno hasta las banderas, en ese 3 a 1 sobre Unión, con la multitud cantando, “vení vení, cantá conmigo, que un buen amigo vas a encontrar, que de la mano, del ingeniero, todos la vuelta vamos a dar”. Como olvidarlo.

Tampoco, nos resulta muy difícil, conectarnos con el equipo de Paulo Díaz, ya que el programa más visto de Argentina, es conducido por el presentador número uno del país trasandino, Marcelo Tinelli, hincha fanático y hasta hace poco vicepresidente de la entidad sanlorencista, que vuelta a vuelta en su exitoso programa, se encarga de recordarnos su amor por San Lorenzo de Almagro. Como se pueden dar cuenta, el equipo “cuervo”, representa algo más que una institución de fútbol, y jamás desde ese año 90, le perdimos pisada a este cuadro, que utiliza una camiseta con los mismos colores del FC. Barcelona.

Se puede apreciar a simple vista, que el Papa Francisco, no es muy amigo de los protocolos, y que suele romperlos en sus apariciones públicas, pero nos parece, y esto desde una óptica absolutamente imparcial, es nuestra obligación, que en su estadía en Chile, el Sumo Pontífice, se excedió en sus limitaciones, al demostrar tanto afecto en sus gestualidades, pero no sólo en eso, en cada intervención que nos entregó, demostró estar totalmente enterado de cada uno de los temas que le tocó tratar. Especialmente, recordamos con cierta emoción, su reunión con las reclusas de una cárcel de mujeres, donde entendemos, que la ceremonia salió “redondita”.

Pero lo que finalmente gatilló, para que esta nota se llevase a cabo, fue lo sucedido con el Papa Francisco en la ciudad de Iquique, cuando antes de aterrizar en el aeropuerto iquiqueño, y en pleno vuelo, no se le ocurrió  mejor idea, que celebrar un matrimonio en pleno viaje, siendo una pareja chilena, la afortunada en ser la exclusiva protagonista de esta historia.

Pero ese no fue el único acto que Francisco realizó por vez primera, bajo su Pontificado, puesto que horas más tarde, abandonó el papamóvil en pleno viaje, para preocuparse personalmente por la carabinera herida, en su paso por las calles de la ciudad “Tierra de Campeones”, en otro hecho inédito vivido por Jorge Bergoglio, en sus 5 años de Pontificado.

casa

El mensaje final, en la misa que celebró en playa Lobitos, de la ciudad de Iquique, a sus compatriotas, en cuanto a que no sientan celos de esta visita a Chile, aludiendo a la polémica, por su ausencia en su país natal, nos parece que también representa, aunque no como los argentinos quisieran, la cercanía del Papa con sus compatriotas, esto, ante la comodidad con que se movilizó Francisco, por cada punto en que le tocó intervenir, lo que nos hizo concluir, que Su Santidad, se sintió como si estuviera en su casa.

Por: Luis Salazar

Comentarios

comentarios