A pesar del marcador final, no fue una victoria sencilla para Chile. Japón es un equipo joven, donde destaca el talentoso Takefusa Kubo, un jugador rápido, inteligente y que tuvo por momentos en serios problemas a la zaga chilena.

En la etapa inicial Japón careció de mayor profundidad y fue pletórico en nerviosismo e precisiones. No obstante el cuadro asiático tuvo algunas llegadas interesantes que pudieron terminar en gol, pero la impericia de sus delanteros y la aceptable actuación de Arias en el pórtico evitaron zozobras en la portería nacional.

Recién a 4 minutos del descanso, Erick Pulgar abría el marcador con golpe de cabeza tras un notable centro de Charles Aránguiz.

En el complemento Chile tuvo la posesión y control del balón. En el minuto 54 Eduardo Vargas aumentaba con un remate de derecha que se coló en el ángulo del portero Osako.

Con el 2 a 0 a favor Chile perdió el control del balón y del juego. Japón sintió el trajín del encuentro, pero tuvo varias ocasiones de descontar a través de Ayase Ueda quien no fue capaz de vencer a Arias.

Luego vino la preocupación para la “Roja”; Arturo Vidal salió lesionado en el minuto 77 y el panorama se presentaba inquietante. Acertó Rueda con los cambios; los ingresos de Pedro Pablo Hernández y Óscar Opazo le dieron un nuevo aire al equipo y fue así como en menos de 3 minutos Chile sentenció la goleada: Alexis Sánchez marcó a los 82´ con golpe de cabeza y en el 83´ Eduardo Vargas levantó el balón tras la salida del portero nipón marcando su segundo personal.

En términos generales Arias respondió en el arco, aunque a veces se le vio algo impreciso. Isla creó una buena dupla con Fuenzalida, aunque cometió algunos errores en las coberturas. Buena actuación de Medel y Maripán; el primero ordenando la zaga y el ex “UC” mostrando gran regularidad. Beausejour tuvo buen despliegue llegando a línea de fondo.

Una destacada jornada de Charles Aránguiz, un jugador completo que en largos pasajes ocupó el lugar del “10”. Bien en tareas ofensivas, asistió de gran manera en 2 de los goles. Bien Erick Pulgar en las coberturas de mediocampo y con un gol de buena factura. Arturo Vidal mostró su habitual despliegue, lo que terminó por afectar su estado físico.

Fuenzalida dominó por la banda derecha, Vargas se asoció bien en el juego de equipo y aportó con goles, que es lo esperable del máximo goleador de Chile en Copa América. Sánchez jugó de manera inteligente; un jugador siempre activo y participativo.

Pocos puntos bajos en la Selección chilena ante un rival como Japón que demostró entusiasmo, rapidez y juventud con un par de jugadores interesantes, pero nada más. En Chile aparecieron los históricos y marcaron la diferencia. El próximo rival del equipo de Rueda será Ecuador, en Salvador de Bahía.