Hace varios días que se viene hablando de un posible traspaso entre San Antonio y los Lakers por Kawhi Leonard, algo que si bien ha perdido algo de fuerza por estas horas, sigue estando arriba de la mesa como una chance más que posible, sobre todo teniendo en cuenta la voluntad del alero.

Sobre ese escenario, se filtraron los detalles de lo que los Spurs le habrían pedido a cambio a los angelinos, según informó el periodista Larry Coon: Brandon Ingram, Josh Hart, Kyle Kuzma, dos picks de primera ronda y dos chance de intercambiar picks futuros, según el deseo de San Antonio.

Está claro que es casi imposible que los Lakers acepten un traspaso de ese calibre, teniendo en cuenta que estarían hipotecando completamente su futuro. Por eso, en principio las negociaciones se han enfriado y los Spurs estarían mirando con mayor atención al Este, con la chance de mover a Leonard a Philadelphia o Boston.

Por otra parte, los Lakers se quedaron con el pez gordo del mercado y rompieron el mercado luego de pocas horas de haberse iniciado oficalmente: contrataron a LeBron James por cuatro temporadas y 154 millones de dólares. Después llegaron otras confirmaciones en el equipo de la próxima temporada, como las de Rajon Rondo o JaVale McGee, pero está claro que el impacto mayor ya había sido provocado por el Rey. Al respecto habló una de las principales figuras de la franquicia en su historia, como lo es Kobe Bryant.
.
El escolta que siempre fue un Laker y al que le retiraron las dos camisetas con las que jugó (8 y 24), bendijo la operación ante los micrófonos de ESPN: “Ahora los sueños de los Lakers son sustancialmente más grandes. Hablé con LeBron, ya habíamos hablado durante los playoffs y volvimos a hacerlo justo después de que anunciara su decisión. Le dije ‘bienvenido a la familia’. Puede parecer una locura, pero le dije que ahora era parte de la familia, así que estaré ahí para cualquier cosa que necesite. Sea lo que sea, estaré a su lado. Le deseo lo mejor a él y a su familia y tengo muchas de verles cuando estén ya en Los Ángeles”.
.
“Tienes que ayudar a tus hermanos. Tuve una excelente trayectoria, jugué 20 años, fue maravilloso. Gané cinco años. Pero ahora es el momento de otros. Y en eso ha consistido siempre la historia de los Lakers. Cuando llegué, Magic me recibió con los brazos abiertos. A mí y a Shaquille. Teníamos su apoyo y el de Kareem Abdul-Jabbar. Ahora mi responsabilidad es comportarme igual. Si puedo hacer algo para ayudar a que LeBron traiga un campeonato a la ciudad, que cuente conmigo”, culminó la Mamba Negra, dando la pauta de que el amor por los Lakers es más grande que su ego personal.

Comentarios

comentarios