Estados Unidos volvió a perder y sólo podrá ser séptimo si gana su último partido, lo que será su peor clasificación en Mundiales o Juegos Olímpicos.

«Que Dios se apiade de ellos», había dicho Sasha Djordjevic el técnico de Serbia, si a EEUU le tocaba cruzarse con su equipo. Y así fue, pero en una instancia poco esperada. Ambas selecciones fueron muy bien eliminadas en cuartos de final y las dos potencias se encontraron en la reclasificación, partido jugado en Dongguan y quedó en manos de Serbia por 94-89.

El comienzo de los europeos fue temible ante un USA que parecía dormido, sin asimilar la eliminación que le impide defender el bicampeonato. Ese golpe significó una diferencia enorme (32-7) al final del primer cuarto, con Bogdan Bogdanovic intratable. De todas formas el equipo de Gregg Popovich logró entrar al partido en el segundo cuarto y acortó considerablemente la distancia para que el encuentro se tornara interesante, pero el triunfo final fue para Serbia, que espera a su rival en el partido por el 5° puesto del choque europeo entre Polonia y República Checa. Un fracaso completo para USA, que ve esfumarse la temible jerarquía que impusieron en los dos últimos mundiales.