Las inclemencias climáticas han golpeado duramente al Dakar. Esta vez, las lluvias acaecidas en el norte argentino han vuelto a hacer sufrir a los pilotos, los equipos y la organización.

La asistencia mecánica de los equipos que viajaba directo desde La Paz hacia Salta, (no iban a Uyuni por la etapa maratón) y que debía llegar antes que la caravana de pilotos, recibió un duro golpe, cuando un alud interrumpió el camino y no pudieron llegar a Salta, destino del vivav,  por el camino estipulado. No solo ellos, ya que luego de la especial del día, los pilotos también debían tomar la misma ruta.

El derrumbe en el camino entre las ciudades quebradeñas jujeñas de Volcán y Tumbaya volvió imposible tomar esa ruta para conectar hacia con destino vivac, en una jornada que tuvo una especial  ya recortado de 420 kilómetros para motos, quads y autos, y tan sólo 174 para camiones.

Debido al alud, la ruta quedó inhabilitada por por lo menos 48 horas, por lo que la organización decidió enviar a la caravana por una ruta alternativa, que les llevará alrededor de 230 km más de enlace, y unas 5 horas de demora debido a la dificultad del camino elegido. Así, la caravana completa llegará a su destino alrededor de las 23:00, aunque otros esperarán pasar la noche  para emprender el enlace final en la mañana.

-

Considerando esto, y recordando que los pilotos vienen de una etapa sin asistencia mecánica, es que la ASO decidió cancelar la etapa 9, que comprendía 406 km de especial, en la denominada «Super Belén», que tendría mucha arena y calor.

De igual manera, el enlace que habrá que hacer mañana será muy largo, por lo que si bien no habrá competencia, los pilotos sufrirán todo el día sobre sus vehículos, debido  a que en ruta, los pilotos deben mantener los límites establecidos.

This is Dakar….